Protestan en Feria del Libro de Buenos Aires

8
Foto: Notimex

La 44 Feria Internacional del Libro de Buenos Aires transitó sus primeros días en medio de protestas, encendidos discursos y largas filas de fans que colmaron las presentaciones de los premios Nobel Mario Vargas Llosa y J. M. Coetzee y otros multipremiados autores internacionales.

Esta edición de uno de los eventos culturales más importantes de América Latina comenzó con una ceremonia en la que no pudieron hablar los ministros de Cultura de la Nación, Pablo Avelluto, y de la ciudad de Buenos Aires, Enrique Avogrado.

El motivo fue la protesta que estudiantes y maestros realizaron durante la inauguración para impugnar el intento del gobierno de cerrar 29 profesorados como parte de una reforma educativa que, según los manifestantes, atenta contra la formación docente.

Los gritos y reclamos impidieron que los ministros de Cultura leyeran los discursos que habían preparado para la Feria, lo que el Avelluto incluso calificó como “fascista”.

En la misma ceremonia, quien sí pudo hablar fue la escritora Claudia Piñeiro, que se convirtió así la cuarta mujer que inaugura esta fiesta cultural en sus 44 años de existencia.

Piñeiro advirtió la necesidad de los escritores de “disentir como estado de alerta, no como antagonismo sistemático” de un gobierno y al terminar su discurso mostró el pañuelo verde que simboliza la lucha por la legalización del aborto que actualmente se discute en el Congreso.

Más allá de las polémicas, el caudal de público que abarrotó la Feria desde que abrió sus puertas el jueves pasado demostró el éxito de la programación que se diseñó para este año.

Una de los invitados principales es Vargas Llosa, el premio Nobel peruano quien presentó a sala llena su más reciente libro, “La llamada de la tribu”.

Acompañado por el periodista Jorge Lanata, el autor recordó que en su juventud era difícil no pensar en el socialismo como una solución a la pobreza y la opresión, pero con los años fue mutando hasta adherir por completo con el liberalismo.

También a sala llena, el otro Nobel convocado a esta fiesta, Coetzee, presentó “Siete cuentos morales”, un libro de relatos en los que el escritor retoma a Elizabeth Costello, uno de los emblemáticos personajes femeninos de su obra.

Otro autor que ratificó su inalterable poder de convocatoria fue Paul Auster, quien al presentar su novela “4321” advirtió que “los misterios del mundo son los misterios del mundo y ninguna novela va a resolverlos, por suerte”.

Con información de Notimex