Perdió las piernas y parte de su cara por una lamida de su perro

77
Fue a través de rasguño que la saliva de su mascota llegó a su sangre.

 

Jaco jugaba con Harvey, su mascota, cuando su perro lamió un rasguño que tenía el hombre, desencadenó una fuerte infección en su organismo.

El hombre limpió y desinfectó la herida, pero lo que no se veía a simple vista era la septicemia que él ingreso de una bacteria estaba ocasionando en su cuerpo, dos semanas después, esto parecía solo una gripe.

La situación de Jaco continuó empeorando hasta caer en un choque séptico que lo mantuvo cinco días en coma. El hombre tuvo que pasar meses en un hospital, perdió ambas piernas, todos los dedos de una mano y sufrió desfiguración en la nariz y los labios.

Ahora Jaco no puede hablar ni comer con facilidad, un simple arañazo cambió su vida para siempre.

Con información de: Debate