La otra cena

1092
Daniel Bisogno

Si algo disfruto de trabajar en este mi querido diario BASTA!, es la libertad con la cual se trabaja. Jamás en todos los años que llevo colaborando con este querido diario se me ha prohibido decir nada ni mucho menos se me ha intentado dar cualquier tipo de línea editorial y tengo la total libertad de escribir lo que se me venga en gana. Y la neta, aquí entre nos, se lo debemos a mi querido Miguel Cantón Zetina, dueño de la editorial, que a su vez publica Tabasco Hoy, Quintana Roo Hoy, Campeche Hoy y por supuesto este, mi querido diario BASTA!, y de verdad que ha sido una de las más gratas experiencias de mi vida, pues sin cebollazos, tenemos a este gran líder que, por si fuera poco, puedo presumir que además es mi amigo. Y además, por si fuera poco, los dos somos padrinos de mi ahijada Rafaella Gavira Bigorra, así que muchas cosas nos unen.

Mi comadre La Bigorra, en su columna ya les platicó algo de esta cena, pero cada quien tiene su punto de vista. Con esta cena me refiero a que fue nuestro jefe y amigo a vernos a mi comadre y a mí en la obra A oscuras me da risa, y la verdad es que no pararon de carcajear. Y como sabía que así son nuestras obras, modestia aparte, mi querido Miguel se llevó hasta a su cardiólogo con su esposa, que cabe mencionar que es oftalmóloga, así que por si no veía o las carcajadas le aceleraban el corazón, pues ahí había quien le ayudara. Iba Almita, la mujer de Miguel, que la amamos y que está próxima a abrir una boutique en Polanco, ya les iré informando; y por si fuera poco, iba Yoshio, el nuevo samuray de la canción con su esposa también. Saliendo de la obra Miguel nos invitó a cenar a La pata del cochino y la tertulia se puso muy buena, nos reímos de la política, del ambiente artístico, de todo, con el cáustico sentido del humor que tenemos casi todos los ahí presentes. Y de relieve, cuando estábamos a media sopita de cebolla, que por cierto les queda deliciosa en ese restaurante, que me dice mi mujer: “Mira, ahí va tu prima”, y efectivamente, ahí iba mi prima Angélica Vale, que por cierto venía también saliendo de su función, solo que ella está en Mentiras. Me dio mucho gusto verla porque ya tenía tiempo de no verla y la verdad es que nos adoramos, crecimos juntos, me contó que ya tiene a sus niños aquí en México, pues como está haciendo telenovela y teatro en México, pues se los tuvo que traer. Como ustedes saben, La Vale junto con mi tía, La Novia de México, o sea Angélica María, están ya desde hace varios años viviendo en los Estados Unidos, pero ahorita con tanta chamba en este país pues andan todos por acá.

La Vale está feliz trabajando de nuevo en México y quiere quedarse por acá un buen rato y con el talento que tiene mi Vale, seguro va a agarrar chamba tras chamba. Estaba hospedada en el hotel donde está el restaurante y me contó que tenía a sus dos hijos, o séase mis sobrinos, arriba en la habitación y los estaba cuidando la nana. Ya quedamos de vernos para cenar y que me platique todo la que está pasando en su vida. Ya ve que por cenas con celebridades no paramos. He dicho.