Fallo judicial en Estados Unidos aleja a los “Dreamers” de la deportación

25
Foto: CUARTOSCURO

Se ha presentado un nuevo fallo judicial en Estados Unidos, significando el mayor de los golpes a los intentos del gobierno de Trump de deportar a miles de jóvenes inmigrantes que residen en ese país. Dicho fallo exige la aceptación de nuevas aplicaciones para residentes indocumentados, al programa DACA.

El martes pasado el juez norteamericano John Bates, de Washington DC, calificó de ilegal la decisión de poner fin al DACA, el programa que protege de ser deportados a casi 700 mil jóvenes llegados a Estados Unidos durante sus años de infancia, mayoritariamente latinos y conocidos como “Dreamers” (soñadores).

La decisión de la administración de Trump, según Bates, fue “arbitraria” y “caprichosa”, por lo que ordenó al gobierno la continuación del programa DACA y la reapertura a nuevos aplicantes.

“Me dieron ganas de llorar; estoy muy, muy contenta”, declaró para AFP Eliana Fernández, una residente ecuatoriana y quien es madre de dos pequeños niños y una de las demandantes contra el gobierno en la corte federal de Brooklyn, en Nueva York.

“Es una gran victoria para nosotros ver que el tercer juez federal ha dicho que la terminación del DACA ha sido ilegal”, comentó Fernández.

John Bates es el tercer juez, después de dos jueces federales de California y Nueva York, en presentar un fallo contra la decisión de Trump de finalizar el programa DACA, implementado por Barack Obama en 2012, y que permitió que miles de jóvenes indocumentados tuvieran una oportunidad de residir formalmente en el país vecino.

“¡Esta es otra victoria legal más para los Dreamers en el camino a la Suprema Corte!”, expresó CHIRLA, la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Ángeles, esperando que los casos presentados hasta el momento terminen en el máximo tribunal.

Los beneficios obtenidos por los “Dreamers” a partir del DACA son: un permiso temporal de residencia en los Estados Unidos, oportunidades de aplicación a universidades y préstamos, un número de seguridad social para trabajar y la posibilidad de tramitar una licencia de conducir.

El gobierno estadounidense cuenta con un plazo de 90 días para justificar por qué estima que el DACA es ilegal, y de no hacerlo, se anulará el memo que canceló el programa el pasado 5 de septiembre de 2017, ordenando así la aceptación de miles de aplicantes elegibles, de acuerdo con la decisión del juez Bates.

“Hemos sido muy claros que pensamos que este es un programa ilegal, es algo que el Departamento de Justicia tendrá que manejar”, declaró la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders.

Siendo la decisión final del Congreso, es aún incierto el futuro de los jóvenes “Dreamers” y de los 10 millones de indocumentados que aún viven en los Estados Unidos, si recordamos que desde hace más de 15 años no se ha logrado un acuerdo para aprobar los proyectos de leyes migratorias que se han presentado ante tal organismo.

Con información de AFP.