UNAM y UdeG expresan su indignación por asesinato de estudiantes de Jalisco

21

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y la Universidad de Guadalajara (UdeG) presentaron un comunicado de prensa en el que alzaron la voz para así sumarse a la serie de protestas surgidas a lo largo del país, por el asesinato de los tres jóvenes estudiantes de cine: Javier Salomón Aceves, Jesús Daniel Díaz y Marco Francisco Ávalos, quienes se reportaron como desaparecidos desde el pasado mes de marzo.

“No esposible continuar así”, menciona el documento que presenta cifras preocupantes referentes a la inseguridad que se vive en México. “Nos enteramos con suma tristeza y horror a través de los medios de comunicación y de voz de la Fiscalía General del estado de Jalisco, cómo tres estudiantes de la Universidad de Medios Audiovisuales (CAAV) de Guadalajara, que desaparecieron el 19 de marzo tras hacer una tarea escolar, fueron asesinados brutalmente y sus restos disueltos en ácido”, continúa.

Ambas casas de estudios expresaron su indignación, detallando datos del Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas, e indicando que de las 34 mil 268 personas no localizadas a la fecha, el 35.6% de ellas tenían (o aún tienen) menos de 29 años; es decir, 12 mil 192 niños, adolescentes y jóvenes han desaparecido sin dejar huella.

“Las muertes de Javier Salomón Aceves, Jesús Daniel Díaz y Marco Francisco Ávalos se suman a una cruel y creciente realidad que amenaza a la juventud mexicana”, apunta, al referirse al número de investigaciones que han quedado sin resolver, a las familias que han sufrido la pérdida de alguno de sus integrantes, y a la esperanza que poco a poco se va perdiendo al ver que las autoridades responsables no logran dar respuesta a las exigencias.

“Jalisco, después de Tamaulipas y el Estado de México, es la entidad en donde más casos de desapariciones se han reportado con 3 mil 60”.

Tanto la UNAM como la UdeG exigen acciones inmediatas para erradicar las expresiones de violencia que actualmente vivimos y que nos agravia e indigna como mexicanos, además de una investigación exhaustiva para castigar a los responsables de la muerte de los estudiantes.

“Nos solidarizamos con la pena que embarga a los familiares y amigos de Javier Salomón, Jesús Daniel y Marco Francisco, así como con todas las familias que han perdido a alguien a manos de la delincuencia”, concluye el escrito.