“Estoy sereno moreno para el debate”: Andrés Manuel López Obrador

59

Después de 20 días de gira por todo el país y de conquistar el norte, AMLO se ve feliz, sonriente, entusiasmado.

Las expectativas por el debate tienen a México en un vilo. Todos coinciden en que le van a echar montón a López Obrador. El objetivo es quitarle el primer lugar y bajarlo de ‘los cuernos de la luna’ por los 48 puntos que le dio el diario Reforma y los 43.4 que le da el diario El País este viernes.

El viernes en sus concentraciones en Milpa Alta Xochimilco, Obrador se dijo preparado para el debate de este domingo por la noche en el Palacio de Minería en la Ciudad de México. “No voy a caer en provocaciones, aunque me echen montón; mis asesores me han recomendado que no responda a los ataques, así que sereno moreno”.

Este sábado, AMLO estuvo en su hogar del sur de la CDMX y se lo dedicó su esposa Beatriz y a su hijo Jesús. En un video que difundió al medio día en su cuenta de Twiter, refiere que “después de 20 días de campaña, tengo tiempo para estar en la casa, y pegar estampitas que le traje a Jesús de la gira por el norte”. En la grabación se observa muy cómodo, en camiseta sport.

La gira de 20 días por el país y su periplo por el norte de México, que concluyó en Guamúchil el viernes por la tarde, acabó con el estigma de que los norteños no quieren a López Obrador. Al contrario, el tabasqueño recargó pilas y regresó feliz a su búnker en la Ciudad de México, listo para “enfrentar a la mafia del poder”.

En Navojoa, Sonora se enteró de la encuesta que lo catapulta al primer lugar, y en entrevista colectiva donde estuvo presente Grupo Cantón, declaró: “Eso me tiene muy contento, estoy alegre”.

En todos los mítines, desde Baja California Norte, Baja California Sur, Sonora y Sinaloa, la constante del llamado de Obrador a sus seguidores ha sido: “Voto parejo, nada de voto cruzado; si nos van ayudar, ayúdennos parejo y voten por todos los candidatos de la coalición”.

Obrador se ha echado a la bolsa a los maestros. En cada mitin les lanza un guiño y les promete acabar con la “mal llamada reforma educativa”, y también a los jóvenes, a todos les promete beca y entrada libre a la uni: “¡becarios sí, sicarios, no!”

AMLO sabe tocar ese resorte, ese botón imaginario del colectivo mexicano. Por eso su ideario ha pegado y está ya dentro de la conciencia del pueblo.