Diseño de un país de cínicos

43

DESDE FILOMENO MATA 8
MOURIS SALLOUM GEORGE
@vocesperiodista

ALBERTO ELÍAS BELTRÁN SELLÓ LOS EXPEDIENTES SOBRE LAS TRANSAS DE ODEBRECHT

Si algo de pudor queda en los políticos, hasta para el anfitrión de la Cumbre de las Américas debió resultar penoso estampar su firma en el documento final del encuentro, que contiene 54 compromisos para el combate a la corrupción.

Martín Vizcarra, quien hizo el honor a los visitantes, tenía escasos días de haber jurado como Presidente de Perú, en suplencia de Pedro Pablo Kuczynski, quien dimitió antes de que lo corriera el sistema.

Kuczynki fue arrastrado por el lodo que inunda el territorio de al menos nueve repúblicas latinoamericanas por los sobornos repartidos por la brasileña Odebrecht. Tres corporativos del expresidente peruano se beneficiaron con unos cuatro millones 800 mil dólares.

Dos de los puntos suscritos por el Grupo de Lima contra la corrupción comprometen a los firmantes a la transparencia y la máxima publicidad de los contratos de obras públicas.

En política, dice el clásico, no existen casualidades: apenas 72 horas después del regreso de Enrique Peña Nieto a México, se hizo público que el encargado del despacho de la PGR, Alberto Elías Beltrán, selló los expedientes de la indagatoria sobre las transas de Odebrecht aquí, en las que aparece implicado el exdirector general de Pemex, Emilio Lozoya.

Si la negativa hubiera tenido como solicitante a un ciudadano de a pie, no implicaría novedad, pero es el caso que quien pidió la información fue el Sistema Nacional Anticorrupción. Nada más, pero nada menos.

En política no existen las casualidades: El mismo día en que salió a balcón la resolución de la PGR, la Auditoría Superior de la Federación dio a conocer un segundo reporte de la compulsa sobre el manejo de recursos para el financiamiento del Nuevo Aeropuerto Internacional de México.

Sólo en la revisión del gasto de 2016, el órgano fiscalizador de la Cámara de Diputados encontró irregularidades por unos 700 millones de pesos. Apesta a corrupción.