Triste despedida al estadio Azul

39

Ciudad de México.- La tristeza impera en el seno celeste por despedir al estadio Azul sin conquistar un título, admitió el defensor central Julio César Domínguez.

El surgido de la cantera de La Noria y que ha militado en Cruz Azul durante 12 años ofreció disculpas a la afición por no entregarles títulos jugando en el Coloso de la colonia Noche Buena, porque el siguiente torneo jugarán como local en el estadio Azteca.

“Me voy triste por no darle un título en esa cancha a los aficionados, porque ellos son las que también lo anhelan; pero sobre todo a nosotros, porque hemos trabajado al máximo, y yo en lo personal, todos los días lo hago para ganar un campeonato, no se nos ha dado pero con trabajo se nos va a dar”, aseveró.

“Yo siempre trabajo para dar lo máximo, todo este tiempo he trabajado, me he ‘partido la madre por el equipo’, nací aquí, desde niño le voy a Cruz Azul. Siempre se decía de esos fantasmas, pero yo me enfocaba en el día a día, en el presente, cuando me dicen de los fantasmas y del pasado, la verdad lo dejo atrás, porque si no cargas con algo que no te deja jugar, trato de vivir el presente y futuro, dar el máximo día a día y por eso a lo mejor sigo aquí, por esa mente positiva”, agregó.

ILUSIÓN DE LIGUILLA

Con 16 unidades, la máquina aún mantiene la ilusión de ser un invitado a la Liguilla. El “Cata” sabe que para ello necesitan ganar sus dos partidos y una combinación de resultados que en el papel luce complicada.

“Es pequeña la posibilidad de clasificar (a Liguilla). Tienen que perder los equipos que están arriba de nosotros, pero debemos seguir trabajando, ganar los últimos dos partidos para quedar en buena posición y ya dependeremos de los resultados que pasen”, finalizó.

Monarcas y Veracruz son los rivales que deberá sortear el equipo dirigido por Pedro Caixinha para rescatar la temporada.