Diario Basta!

Para combatir el delito, incorpora GCDMX más de mil elementos policiacos

Con la incorporación de mil 283 nuevos elementos policiacos, el Gobierno de la Ciudad de México incrementa el Estado de Fuerza con el objetivo de combatir el delito, mantener el orden, así como servir y proteger a la ciudadanía.

Durante la ceremonia de graduación de ocho generaciones de alumnos y alumnas del Curso Básico de Formación Policial, el Jefe de Gobierno sustituto de la Ciudad de México los exhortó a ser motor de transformación de la institución y de la sociedad, así como afrontar a los delincuentes y velar por la seguridad de los habitantes.

“Servir a su comunidad significa generar una cercanía con la gente, pero también ser fuertes, duros y ser implacables con la delincuencia de la ciudad. Eso es servir a esta ciudad”, dijo.

El fenómeno de la delincuencia, la realidad del delito, refirió, se mide con estadísticas; y el reto constante es reducir esos números, así como generar un cambio de percepción.

“Este es un mensaje que mandamos de manera clara a aquellas personas que están delinquiendo o que piensan delinquir: en esta ciudad no los queremos (…) vamos a estar aquí como Policía, como Procuraduría, como sociedad en contra de la comisión del delito para nuestras familias”, abundó.

A los graduados indicó que contar con elementos adicionales permitirá que la población se pueda sentir más segura al realizar sus actividades cotidianas, por tanto “las técnicas y los conocimientos que hoy aprendieron, serán complementados con esos valores que la misma sociedad les da y les reclama”.

El Jefe de Gobierno felicitó y reconoció la labor de todas y todos los integrantes de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP-CDMX) y de la Universidad de la Policía de la Ciudad de México (UPCDMX), por la formación profesional de elementos.

En tanto, el titular de la SSP-CDMX explicó que los más de mil graduados, entre policías preventivos, auxiliares y bancarios, estarán distribuidos en las 16 delegaciones de la urbe.

Destacó que los valores fundamentales de la Policía son el honor, la lealtad, el valor y la honestidad, y su trabajo es fundamental porque representan la primera pretensión de justicia como encargados del orden y la legalidad.