En este proceso electoral: las Fake News, determinantes

66

PESE A QUE el Instituto Nacional Electoral (INE) y los representantes de la red social Facebook en México firmaron un acuerdo para, entre otras cosas, combatir las fake news (noticias falsas), el panorama no es halagador.

Y es que analistas y especialistas lanzan la voz de alarma, pues las redes sociales están plagadas de notas falsas, calumnias, infamias, fotomontajes y hasta audios y videos editados para denostar a uno y otros precandidatos, sobre todo quienes contenderán a la Presidencia de la República.

Lo peor del caso es que estas notas falsas, que forman parte de campañas negras, son compartidas y reproducidas miles de veces, sin que usuarios de redes tengan la certeza si son reales o no, pero que son replicadas y el mensaje permanece.

Es la guerra sucia electoral, que se ve en redes sociales como Facebook, Twitter, YouTube y ahora en el servicio de mensajería celular WhatsApp.

VACÍOS LEGALES

Abrahami Jaramillo, experto en medios digitales, en entrevista con Grupo Cantón, asegura que la guerra sucia electoral en redes sociales es un punto complejo, “porque debemos entender dos cosas: el estimado de votantes que participarán el 1 de julio contra los usuarios de redes sociales. Por un lado, el INE estima que participarán cerca de 88 millones de personas, mientras que la audiencia por plataformas nos muestra que cerca de 65 millones de mexicanos usan Facebook, y 36.5 millones, Twitter”.

El especialista explica que cada usuario de estas plataformas es dintinto; “sin embargo, estará expuesto a los millones de contenidos que se publiquen contra los aspirantes presidenciales. Pese al acuerdo del INE con Facebook para las fake news, no hay garantía de que el tema verdaderamente sea regulado, ya que se rige bajo un concepto: ‘la libertad de manifestación de ideas’”.

Jaramillo argumenta que una cantidad importante de votantes tomará su decisión con base en lo que vea en redes sociales, aun cuando se trate de contenido falso y difamador.

El también editor de la publicación Merca 2.0, considera que una parte de las campañas negras en redes sociales será clave para definir la elección, por la cantidad de las audiencias que tienen, toda vez que los mecanismos tradicionales –sin ser guerra sucia– estarán presentes, como la compra del voto,–en todas sus modalidades.

Cómo detectar notas falsas

1 El primer paso es abrir el “artículo” o liga. Verificar que sea un sitio web serio, y esto se determina revisando qué otros contenidos tienen. La fuente siempre es esencial.

Buscar esa misma noticia en otros me dios. Si es una nota importante, debió replicarse en sitios acreditados.

2 Fotos escandalosas. El uso de imágenes de eventos en otros países es común. Por ejemplo, de cadáveres apilados que hacen pasar como los 43 estudiantes de Ayotzinapa, motines en cárceles del extranjero que atribuyen como ocurridos en México, etc.

Aplicar siempre el sentido común. Si atribuyen la muerte de algún persona je público, por ejemplo, lo más obvio es que un medio publique esa afirmación si es verdadera.

La redacción es clave. Casi siempre las notas falsas traen un encabezado espectacular, acompañado de “léelo antes de que lo borren”, “lo que las televisoras no se atreven a transmitir”, “lo que el Gobierno no quiere que leas”.

¿QUÉ SON LAS FAKE NEWS?

LAS FAKE NEWS son las notas falsas que se difunden principalmente en internet –a través de portales de noticias falsos y redes sociales–, cuya finalidad es influir en los consumidores con productos pseudo periodísticos cuyo objetivo es la desinformación deliberada o el engaño, además de generar clics en sus anuncios y ganar dinero.

La proliferación de las fake news en internet llegó a tal grado, que el Diccionario Oxford la convirtió en la palabra del año en 2017.

POR WHATSAPP…

LOS MENSAJES, videos y fotos que circulan como cadenas en WhatsApp son compartidos incluso antes de abrir las ligas, y sin conocer cuál es el origen. Un video puede sumar más de un millón de vistas en un par de horas, por la rapidez con que se replica, viralizándose de inmediato.