Discriminación femenina

25
Eduardo Betancourt

ALGÚN DÍA ESTE TEMA DE LA INEQUIDAD DE GÉNERO DEBERÁ PASAR AL OLVIDO

Por más que se pretenda disfrazar, es evidente que hoy sigue dándose una discriminación en perjuicio de las mujeres en los más diversos ámbitos. Es una situación arraigada, resultado de una cultura machista que se resiste a evolucionar, mostrando cómo la repetición irreflexiva de las costumbres resulta perniciosa.

En lo personal, considero que la mayoría de las féminas muestran cualidades invaluables, como la honradez, la lealtad y la responsabilidad, por mencionar algunas. Estos valores, evidentemente también se presentan en los hombres, pero es mi convicción que son más intensas y elevadas en quienes tienen el privilegio de la maternidad. Por ese motivo, siempre he opinado que el día que las mujeres gobiernen el mundo, todo irá mejor.

El machismo es perjudicial, porque al atentar contra el valor de la igualdad, genera un daño para toda la sociedad. La percepción de que las mujeres son discriminadas en España se identifica más entre los jóvenes; en este sector, más del 62% acepta que los varones gozan de preferencias en el mercado de trabajo.

Como es ahora el reclamo, coincidimos en que en todo el mundo se debe valorar y respetar a las mujeres. En México, como sabemos, el drama alcanza niveles inaceptables; es regla no escrita que en la mayoría de las empresas e instituciones se da preferencia a los hombres, lo que nos parece una práctica abominable.

Lo que también resulta innegable es que las mujeres deben estar decididas para competir y enfrentar los retos laborables, especialmente en puestos de dirección. Su capacidad no está en duda, pues son abundantes los casos en los que se ha demostrado que la mujer es sumamente eficaz y competente para ocupar puestos de alta responsabilidad.

Algún día este tema de la inequidad de género deberá pasar al olvido, de modo que los barruntos de la discriminación no se presentarán ni por asomo.