Cuestión de vida y orgullo

EL TÉCNICO DE CRUZ AZUL ESPERA QUE SU EQUIPO SE AFERRE A SU LEVE OPCIÓN DE JUGAR LIGUILLA

14

Ciudad de México.– La cita es a las 11:00 horas en el campamento de La Noria, ese mismo que se ubica junto a un panteón, aunque nada tendría que ver con presentes o suspicacias, porque hoy Cruz Azul tiene una bocanada de oxígeno que le permite seguir respirando en el Clausura 2018.

Y es sólo unos 20 minutos después, pues también hay tiempo para las placas de los últimos instantes del entrenamiento, que Pedro Caixinha aparece en la sala de prensa del conjunto celeste.

Fresco, desinhibido, frontal y directo, el portugués comparte que conserva el humor y es jovial con la prensa, no como su antecesor (Paco Jémez), porque la relación con los de este lado se cimentó a partir del respeto, al tiempo que asegura que conoce casi a todos los que se aparecen por estos rumbos cuando se abren las puertas.

Y es precisamente, accediendo a la metáfora aquella de que todavía colean, que el buen Caixi, a su estilo, entre filosofal y muy correcto, explica y le pone etiquetas al duelo que su escuadra sostendrá esta noche ante Tigres, en el mismísimo Estadio Universitario.

“En este partido se revierten los papeles, porque contra Lobos nosotros nos jugábamos el orgullo, ahora es Tigres el que se juega el orgullo, y nosotros la vida, porque de no sumar de tres nos quedamos sin posibilidad.

“Si perdemos, literalmente nos jugamos la vida, y el orgullo del rival es de los 10 años que nosotros no ganamos allá, llevan un año sin perder en el Volcán, y vienen de una derrota”.

Más puntual, respecto a su equipo, Pedro, como le gusta que le digan, mencionó que hoy se aferran a una posibilidad que les da estar en la disputa de un torneo que, para muchos sería bondadoso, aunque para él es “competitivo”.

“Te juegas la vida, porque tienes que ganar los tres partidos para poder llegar al final y hacer las cuentas. Sabemos claramente lo que tenemos que hacer para ganar en el Volcán, y eso es lo que vamos a jugar”, mencionó.

FALTOS DE HISTORIA

Seguir el ejemplo de los equipos del norte, que entre tantas cosas, respetan los procesos, es la idea de Pedro Caixinha con Cruz Azul.

El lusitano, quien en su primera etapa en la Liga MX fue Campeón con Santos Laguna, aceptó que sin duda Tigres es el mejor equipo de la última década, con el técnico más exitoso en la persona de Ricardo Tuca Ferretti; sin embargo, también aseguró que aún no se le puede considerar entre los grandes del balompié azteca.

“Para un (equipo) grande, es la historia, los títulos y la afición. Los títulos por ahí van, la afición creo que también la tienen, no sé si tanto en número que tienen los otros cuatro grandes, pero la historia tú no la puedes comprar, tiene que ser día con día, va a necesitar un poco más de tiempo.

“No puedes ser un equipo grande de un día para otro, que te comportes como tal y que tengas una estructura como tal, y que eso se plasme en la cancha en los torneos, eso es otra cosa, pero desde mi punto de vista, para llamarse grande necesita que tengas las tres cosas sí o sí”, finalizó.