Sus cuentas pendientes

El exdirector del ISSSTE, pese a sus desastrosas administraciones en Chihuahua y en el Instituto, ahora pretende llegar al Senado de la mano del PRI

116
C

Vaya polémica la que se levantó recientemente cuando el Partido Revolucionario Institucional dio a conocer su lista para candidatos al Senado, pues en la misma figuran personajes con cuentas pendientes. De nada valieron señalamientos por peculado, desvíos de recursos y cuentas pendientes.

Un ejemplo de estos personajes es José Reyes Baeza, quien renunció a la dirección general del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), quien no obstante el caos financiero en la institución, ahora va como candidato del PRI para buscar un escaño en la Cámara alta.

En este sentido, Paloma Aguirre Serna, presidenta del comité municipal del PAN en Chihuahua (estado por el que contenderá Reyes Baeza, y en donde también fue gobernador), reprobó a la PGR por no haber iniciado una investigación en su contra por posibles desvíos en PENSIONISSSTE, bajo la dirección del ahora candidato al Senado.

La panista aseguró que el posible desvío millonario de PENSIONISSSTE con la constructora ICA bajo la gestión de José Reyes Baeza, es un caso en el que jamás van a avanzar las investigaciones, (en caso de que se abran) pues las denuncias por desvío de fondos, corrupción y licitaciones amañadas que han perseguido al funcionario, son desechadas o se les da largas para no perjudicarlo.

En el mismo tenor, la Coparmex exigió una explicación fehaciente sobre la inversión a la empresa ICA por los administradores de los fondos de ahorros para los trabajadores del Estado.

Gustavo de Hoyos, presidente del órgano patronal, sostuvo que es preocupante la inyección millonaria en la constructora ICA, porque hay recursos de los trabajadores involucrados.

Y es que apenas hace unos días, la agencia Reuters informó que auditores del gobierno mexicano indagan una inversión millonaria del fondo de pensiones de trabajadores estatales en el país (PENSIONISSSTE), “luego de que compró millones de dólares en acciones de una compañía que se precipitaba hacia la bancarrota”.

Así, PENSIONISSSTE inyectó más de 20 millones de dólares a la constructora ICA, convirtiéndose en su mayor accionista cuando la firma se dirigía a la insolvencia, una inversión que ahora será borrada por un plan de reestructuración, precisó Reuters.

De esa cantidad, PENSIONISSSTE perdió 406 millones de pesos. Y en este tema, Reyes Baeza es uno de los sospechosos, toda vez que él fungía como director de la institución en ese tiempo y administraba los fondos de ahorro de los burócratas.

Otro fraude con vales de despensa

Apenas el 16 de marzo de este año, una nueva anomalía cometida durante la administración de José Reyes Baeza salió a la luz pública. Fue en Oaxaca donde empleados sindicalizados del ISSSTE acusaron, en conferencia de prensa, un fraude millonario a nivel nacional cometido con la entrega de vales de despensa de la emisión 2017.

Señalaron que la empresa culpable del fraude es Hipervale, que fue la encargada de proveer los vales, “en contubernio con la dirigencia del ISSSTE a nivel nacional, siendo en aquel entonces, José Reyes Baeza”.

Los quejosos apuntaron que durante la administración de Reyes Baeza se dio esta irregularidad, dejando el cargo sin dar explicación del fraude cometido, por lo que exigen se aclare a dónde se desvió este recurso, pues Hipervale recibió un total de mil 80 millones 773 mil 453 pesos para cubrir esta prestación en todo el país.

Desvíos al descubierto

Apenas hace seis meses, una investigación periodística de Animal Político y la organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, destapó una cloaca que se bautizó como La Estada Maestra, en donde se detalló cómo 11 dependencias federales e instituciones educativas de nivel superior, defraudaron o desviaron un monto de más de 7 mil millones de pesos.

Y de este enorme monto, unos 3 mil 400 millones de pesos se esfumaron al ser entregados a empresas fantasmas por dependencias como el Fondo de Vivienda del ISSSTE, que dirigía José Reyes Baeza antes de estar a cargo de la dirección del instituto.

Así, la opinión pública se enteró que el FOVISSSTE, de común acuerdo con la Universidad Autónoma del Estado de Mé- xico (UAEM), habría cometido un fraude con 223 millones de pesos; y en total, al FOVISSSTE y SUPERISSSTE, se les suman 249 millones de pesos.

En este sentido, la Auditoría Superior de la Federación reportó que los contratos otorgados a 186 empresas que habían sido contratados por las 11 dependencias, 128 presentaban irregularidades, entre ellos el de la mancuerna entre el Fondo de Vivienda del ISSSTE y la UAEM.

Y pesar de comprobarse que la Federación entregó recursos millonarios a empresas que no prestaron el servicio, Reyes Baeza nunca fue requerido por las autoridades.