La tradición textil de san Antonio Abad

55
Armando Ramirez

A la caída de Tenochtitlan los españoles prohibieron que los indígenas vivieran en lo que ahora llamamos el Centro. Y hacia el sur a partir del barrio de Tlaxcoaque, se fueron creando otros barrios de indígenas. Uno de esos barrios fue el que creció alrededor de la Iglesia de san Antonio Abad, por cierto, la iglesia fue dañada de nuevo por los sismo de septiembre del 2017.

La iglesia de san Antonio Abad tuvo un hospital para tratar una enfermedad terrible, el “fuego del infierno” o “fuego de san Antonio” en nuestro días los doctores le llaman ergotismo, es una intoxicación por ingerir trigo o maíz contaminado, afecta el sistema nervioso, los pacientes tenían un frío intenso y la sensación de que se estaban quemado y sufrían de alucinaciones, el hongo que contamina al maíz contiene ergotina, es la sustancia que produce el ácido lisérgico.

En esta iglesia, que primero fue una capilla, surgió la tradición en la ciudad de llevar a bendecir a los animales.

El hospital y la iglesia era manejada por los Padres Antoninos, pero la orden es suprimida en 1791 y tiene que abandonar la Nueva España. El gobierno de la Ciudad queda a cargo del hospital y en 1842 lo vende a un empresario de apellido Fauré, el cual instala una fábrica textil, incluso se instala la fábrica de cigarros “El Borrego” y en años posteriores la fábrica pasaba por diferentes manos, un español de apellido Ibáñez hace crecer la fábrica, hasta llega a comprar una finca, El Corral de san Antonio y conoce el auge.

Ahora se podrán explicar por qué en las calles san Antonio Abad y calles vecinas hay tantos talleres y fábricas de la industria textil que surgieron por decenas en el siglo XX, como el trágico taller donde murieron el 19 de septiembre de 1985 muchas costureras a causa del sismo y que habían sido encerradas en el taller para que no salieran en horas de trabajo.

Esta zona de tradición textil los sismo la harán desparecer; muchas fábricas y talleres fueron dañados por los sismo de septiembre de 2018 y antes habían sido afectados por los de 1985, la zona ha quedado desolada, incluso la entrada de la estación del Metro san Antonio Abad está cerrado. Al Metro se entra por la estación que está del lado de la colonia Obrera, digo, qué gacho, qué tanto es tantitito.