Julián Gil en la piel de Jesús

PARA DAR VIDA AL PERSONAJE, EL ACTOR TUVO QUE BAJAR 22 KILOS

71

Llevar un mensaje esperanzador y positivo que se desprende de los pasajes bíblicos, es lo que nos presenta la cinta Jesús de Nazaret, la cual fue filmada en España bajo la producción de José Manuel Brandariz, dirigida por Rafael Lara, en la que el histrión Julián Gil fue invitado para dar vida a Jesucristo.

¿QUÉ EXPERIENCIA TE DEJÓ PERSONIFICAR A JESÚS?

Interpretar a Jesucristo fue una gran responsabilidad, un gran proyecto que vino a cambiar mi vida. Logramos escenas muy lindas y fieles a la historia de Jesucristo.

¿QUÉ SIGNIFICÓ PARA TI EL PROYECTO?

Creo que pocas veces tenemos la oportunidad de hacer la vida de Jesucristo, esto no solo es especial, también es algo que llevaré siempre conmigo.

¿QUÉ FUE LO MÁS DIFÍCIL?

La preparación sin duda alguna fue muy dura. Los que me conocen saben que siempre he sido muy grande. Tuve que bajar como unos 22 kilos aprox.

¿QUÉ APRENDIZAJE TE DEJÓ?

Creer que estamos capacitados para poder lograr cualquier sueño que tengamos, cualquier anhelo. Yo soñaba con hacer esta película, y cuando me llegó la oportunidad no lo creía. La enseñanza es la fe y nunca parar hasta lograrlo.

¿QUÉ TANTO CAMBIÓ TU MANERA DE PENSAR?

Yo siempre he estado cerca de la Iglesia, cerca de Jesús. Pero sí tengo que admitir que me ha acercado muchísimo más. Sobre todo ahora que tuve que meterme a investigar más a fondo sobre la Biblia.