Marylin quiere trono propio

LA HIJA DE MARISELA ANHELA SER QUERIDA POR SÍ MISMA EN EL GÉNERO DE BANDA

65

AL TELÉFONO, la voz de Marilyn Odesa Hernández se oye como la de una adolescente que proyecta alegría, felicidad: una mujer entusiasta de 26 años. Heredera de una cantante ícono de la balada romántica, Marisela, Marylin manifiesta que su motivación en la vida es la música, la que empezó a estudiar desde los 6 años, iniciando con violín, piano, flauta, arpa (baile de todo) gracias a su abuela materna, Gina con quien vivió desde los 2 años de edad y quien la llevó a capacitarse en la ciudad donde nació, Los Ángeles, California, mientras que su mamá trabajaba y su padre biológico desapareció de su vida mientras que Maico, hermano menor de Marisela, fue su imagen paterna.

El veterano periodista de espectáculos Chucho Gallegos da su descripción de esta cantante que está por estrenar el disco Simplemente imposible, del que se desprende el primer sencillo No sé: “Yo la llamaría La Hechicera de La Banda, porque es una intérprete de voz melosa, grata, que influye en el ánimo de las personas pese a tener defectos como cantante, que increíblemente le ayudan a ser diferente; su canto es seductor y eso no se vende en las tiendas”.

Por su parte, Marilyn se describe no solo como una niña cató- lica que le aburría el catecismo y como una quinceañera que quería un carro en lugar de la fiesta grandísima que le organizaron sus papás. “Tuve a mi hija a los dieciséis años con mi primer novio, que ahora es mi esposo, y tenemos otro niño, Milán, de dos años”, dice.

Comparte que entrar en el mercado mexicano es muy importante y visitar nuestro país la hace feliz y estar a gusto, porque se ha preparado para presentarse ante el pueblo mexicano gracias al apoyo de su productor y también dueño de La Banda MS, Sergio Lizárraga.