Busca PRD sanar heridas

40
Galileo Galilei

ALTOS MANDOS AMARILLOS EVITAN QUE MILITANTES SALTEN DEL BARCO Y SE VAYAN A MORENA

Julio César Serna, Héctor Serrano Cortés, Alejandra Barrales y Raúl Flores García, buscan aplicar la operación cicatriz y evitar que más cuadros se vayan a morena por un mejor futuro político.

Así, mientras el jefe de Gobierno capitalino MAM, se separará del cargo a finales de este mes, sus operadores tratarán de convencer a los demás cuadros amarillos de la pertinencia de mantenerse con ellos, pues desde ahora en morena, les dan la bienvenida, porque quedito dicen que ya no hay más pastel que repartir.

Esa es una gran verdad, si los cuadros perredistas cambian de chaleco en busca de algo más que un reconocimiento, que lo piensen dos veces pues dicen los gurús morenistas que aun cuando “el camarón”.

Alfredo Hernández Raigosa fue recibido con caravana por morena no hay garantía de que alcance algo. Ver para creer.

Por lo pronto, los candidatos a diputados locales en la GAM, Juan Ayala Rivero y Víctor Hugo Lobo Román, serán quienes darán la cara por el PRD para mantenerlo a flote en la CDMX. Con propuestas serias y resultados que palpe la ciudadanía tendrán todas las simpatías para ga – nar el próximo 1 de julio.

Quienes tendrán que hacer lo propio serán los liderazgos amarillos en las de – legaciones donde fueron ungidos para re – tener las delegaciones o alcaldías a partir del 17 de septiembre próximo.

Por ejemplo Luisa Yanira Alpizar ten – drá su prueba de fuego para tratar de arrebatarle al primo- morena- la delegación Azcapotzalco, aprovechando todas las pifias de mal gobierno de Pablo Moctezuma Barragán y el descontento generalizado que existe de los “chintolólos”.

En V. Carranza, José Manuel Ballesteros, tendrá que fajarse para ganar la delegación. Lo mismo sucederá en Coyoacán con el ex futbolista Manuel Negrete.

Desde esta columna, lamentamos el sensible fallecimiento del señor padre del ex jefe delegacional en GAM, Víctor Hugo Lobo Román, Don Rigoberto Luis Lobo Matanché. Mandamos nuestro gran sentido pésame.