¿El ganador de Exatlón a la conducción?

1066
Daniel Bisogno

Se oye el crujir de las almas por el fuego intenso desde este rincón del averno, almas maléficas que sin duda alguna pertenecían a este mentado mundo de la farándula, donde pasa absolutamente de todo, peleas por los hijos, acoso sexual, violaciones, gente que se vuelve inmensamente famosa de la noche a la mañana, como es el caso de los participantes de Exatlón, que simplemente están que no se la creen, pues después de estar durante cinco meses en una playa haciendo el programa de televisión sin tener prácticamente nada de información, regresan y se encuentran con que se han convertido en un verdadero fenómeno social, tuve la oportunidad de platicar con Daniel Corral y con Ana Lago, los dos gimnastas olímpicos, y poco después con Ernesto Cázares, triunfador indiscutible del Exatlón y resulta muy interesante saber sus experiencias durante este programa, que supero todas las expectativas de audiencia y repercusión mediática. Ahora no pueden caminar por las calles, la gente se vuelve loca, les gritan, quieren fotos con ellos, la gente los ha esperado hasta seis horas en las firmas de autógrafos que han estado dando por toda la ciudad, pero lo que la gente no sabe todo lo que vivían detrás de las cámaras los participantes de Exatlón, cosas nada sencillas que contrastan con el glamour del regreso.

No hay que comer, solo les daban arroz y coco, o sea que el estado de ánimo estaba a punto de estallar constantemente porque además la energía que requerían para todas las competencias diarias era mucha y con esa alimentación les faltaban muchos nutrientes. Cinco meses de competir diario y sin tener información del mundo exterior, solo les decían que al programa le estaba yendo muy bien pero no sabían si era verdad o solo les decían eso para motivarlos y que lo dieran todo en las competencias, no había regaderas, dormían en un saco de dormir a la intemperie, en la playa y sin poderse bañar más que solo con el agua del mar, sin jabón, sin desodorante o sea que ya se podrán imaginar a lo que olían todos, como me dijo Ernesto, el ganador de 18 años de edad: “Olíamos como europeos”, ¡y así se tuvieron que aventar los cinco meses! Por eso ahora que regresaron, todo el mundo está a sus pies, pues de alguna manera hay una inevitable desubicación, se encuentran con una gran fama que desubica a cualquiera, no pueden caminar desde el momento en que llegaron al aeropuerto de la CDMX y pues después de saborear este triunfo, ya varios de ellos tienen inquietudes artísticas, algunos ya se quieren convertir en actores, como Daniel Corral, y otros hasta en conductores como en el caso de Ernesto Cázares, que cabe la posibilidad de que entre con nosotros al programaMercado Azteca, para irlo fogueando y preparando como conductor y en ese caso yo sería el encargado de entrenarlo, cosa que haré con mucho gusto y no será la primera vez que lo haga, ya solo falta ver si se logra, pues como algunos de ellos ya tomaron la decisión de tener un manager (buitres que solo están viendo cómo sacarle dinero a los que no tienen idea de este negocio), pues se puede complicar la cosa, yo ya aconsejé a Ernesto, así que si se deshace del manager lo estaremos viendo conducir muy pronto con su asqueroso servidor que les escribe. He dicho.