Peña, “loco y cobarde”

85
Eduardo Betancourt

TAL ASEVERACIÓN DEMUESTRA FEHACIENTEMENTE LA VULGARIDAD DE TRUMP

Trump calificó de “loco” a quien ostenta el cargo de presidente de los Estados Unidos Mexicanos, Enrique Peña Nieto. Se trata de alguien que difícilmente enorgullecerá a sus conciudadanos, un sujeto impresentable, carente de educación y ajeno a las formas más elementales de urbanidad y diplomacia.

Su declaración muestra un sentido agresivo y ratifica el odio, que tiene hacia los mexicanos. Tal vez, alguno de nuestros compatriotas dejó plantada a su señora madre en la iglesia, o bien, le realizó un acto de gran desprecio. Volviendo al señalamiento del que fue objeto Peña Nieto, Trump asegura que fue motivado porque el propio Peña, le precisó que ya dejara de señalar que los mexicanos pagarían por la construcción del “muro del odio”.

Asegura que después de que Peña le hizo la petición, él le dijo “ESTAS LOCO”. En un acto cobarde e indigno del Presidente mexicano, se dice que no fue capaz de comportarse con patriotismo, ni sentido de hombría. Si a cualquiera de nosotros alguien nos insulta llamándonos “loco”, lo mínimo reaccionamos diciendo: “el loco eres tú…”. Lamentablemente, el tema es que Peña Nieto es víctima del miedo, su actitud fue indigna de un presidente mexicano.

Somos un pueblo de más de 110 millones de personas, que tenemos dignidad y que no aceptamos bajezas injustificadas, mucho menos estos actos que impliquen desdoro y deshonra.

Pasará el tiempo y nos referiremos a Peña como el “loco”, el cobarde que se dejó humillar, pisotear y escupir por el esquizofrénico Donald Trump.

Peña se la ha pasado agachado frente a Estados Unidos. Nos urge que llegue diciembre para que este “pobre diablo” deje de representarnos y andar por el mundo gastando dinero del pueblo sin prudencia ni recato.