Luz pulsada vs el acné

105
Dr Abel De la Pena

EL ACNÉ afecta a una inmensa parte de la población joven y, en algunos casos, también a adultos. El acné es una enfermedad de la piel que se produce cuando el aceite segregado por las glándulas sebáceas se mezcla con las células muertas y obstruye el poro. Esto da lugar a la aparición de la Propinobacterium Acnes, es decir, la bacteria causante del acné.

La Luz pulsada (IPL) actúa sobre la epidermis favoreciendo la formación de oxígeno monoatómico, es decir, el encargado de matar la bacteria P. Acnes. Esto provoca la desaparición progresiva del acné y una reducción de las cicatrices provocadas por la bacteria.

Las sesiones de IPL se realizan sobre la piel perfectamente limpia, a la que se le aplica un gel conductor y a continuación, los pulsos de luz sobre las zonas problemáticas. Las sesiones suelen durar sobre 30 minutos. Una vez que se ha aplicado el IPL, se retira el gel conductor, se limpia la piel y se procede a hidratarla y p rote gerla del sol. Después de la sesión, se nota como si la piel acelerase su ciclo: los granitos y suciedad salen a flote durante la semana posterior y se curan en tiempo record, dando lugar a una mejoría en el aspecto de la piel.