Don Miguel Cantón, un símbolo de quien no se rinde

El Director General de Grupo Cantón recibió el mejor galardón, el otorgado por los pares, representados por los liderazgos de las 16 Cámaras y Asociaciones que integran el CCET

52

VÍCTOR ULÍN
GRUPO CANTÓN

Era como esos triunfos que se buscan sin pensarse. Que llegan cuando tienen que llegar. Ni antes, ni después. Que son resultado de la perseverancia y que, a veces, nacen de las derrotas que ponen a prueba el carácter más indómito del competidor que no se rinde ni pasando la meta.

Frente a empresarios, amigos y familia que atestiguan, don Miguel Cantón Zetina da constancia de su propia competencia: la medalla que ahora cuelga en su pecho nunca la había pensado ni mucho menos pedido. Pero había hecho lo que se hace cuando hay una meta que conquistar aún sin que se lo haya propuesto.

El reconocimiento, por eso, es especial. Porque en vida no hay mejor galardón que el otorgado por los pares, representados aquí por sus dirigentes y liderazgos de 16 Cámaras y Asociaciones que integran el Consejo Coordinador Empresarial de Tabasco (CCET).

La presea que muestra desde el escenario a los asistentes y fotógrafos que lo inmortalizan, es el símbolo y la síntesis de una trayectoria cimentada en la cultura del esfuerzo. Una herencia familiar que han hecho suya los hijos y nietos que le acompañan en esta importante fecha.

En el preámbulo del evento, después de un desayuno de celebración, un video reseña la larga y productiva trayectoria de don Miguel Cantón Zetina y sus aportaciones: desde sus primeros años como joven reportero hasta la fundación de la empresa familiar Grupo Cantón que lidera con sus medios de comunicación y empresa hotelera y turística.

Ni antes ni ahora oculta su satisfacción. Celebra flanqueado por los gobernadores Arturo Núñez Jiménez, de Tabasco, y Campeche, Alejandro Moreno Cárdenas, y más allá, en un costado de la mesa central en el Hotel Quinta Real, el empresario Carlos Cabal Peniche y otros amigos.

Precedido de la presentación del dirigente empresarial, Gabriel Oropesa, es el gobernador el que coloca en el cuello de don Miguel Cantón la medalla al Mérito Empresarial 2017, en medio de una ovación que avala su aportación a Tabasco, su tierra, a la que ha vuelto siempre cuando ha emprendido proyectos foráneos como los de Campeche, Quintana Roo y Ciudad de México.

Sonriente, el galardonado agradece. Luego, cada uno de los dirigentes que integran el CCET coloca un pin dorado que identifica a sus respectivas organizaciones. Es un gesto de hermandad que los fortalece y cohesiona más en estos tiempos adversos.

Y eso es algo que en la persona de don Miguel Cantón Zetina pondera el gobernador a los empresarios: jugársela por Tabasco ahora que más se les necesita para generar empleos y dinamizar la economía local.

–Sigue sirviendo a Tabasco como lo has hecho– le pidió el mandatario a don Miguel. La recomendación es tomada con generosa humildad por el galardonado que desde el pódium ratifica su compromiso y amor por Tabasco, su tierra.

Y que –no lo oculta– disfruta del privilegio –en vida– de ser reconocido como el empresario del año por sus homólogos.

-Aunque suene a despedida, -con la entrega de la medalla al mérito de este día–, sería despedirse por la puerta grande.

‘Reconocemos a un hombre comprometido con su tierra’ DISCURSO DE GABRIEL OROPESA VARELA, PRESIDENTE DEL CONSEJO COORDINADOR EMPRESARIAL DE TABASCO (CCET).

Señoras y señores:

Desde 1999, el Consejo Coordinador Empresarial de Tabasco acordó distinguir a empresarios cuya aportación a la sociedad tabasqueña los hace referente también por sus labores del diario hacer, los valores de nuestra tierra.

Así, por ejemplo, hemos reconocidos a mujeres y hombres de la talla de don Antonio Gular León, Adalberto Nazur Ocaña, Ignacio Rubio Ruiz, Oscar Cacep Peralta, Santiago Lagunas Sevilla, David Gustavo Gutiérrez Ruiz, Ignacio Cobos, Alejandro Yabur Elías, Raúl Rodolfo Aréchiga, Hermilo Granados; mujeres y hombres que han defendido el sentido de pertenencia y han impreso a la tabasqueñidad el sello del esfuerzo y éxito empresarial.

Por eso, esta distinción tiene una mística e historia y goza del prestigio. Precisamente esta mañana nos damos cita para entregar la medalla al mérito empresarial en su décima novena edición a un tabasqueño ejemplar, a don Miguel Cantón Zetina, hombre comprometido con su tierra y su tiempo, Miguel.

Lo mismo como periodista: siempre audaz; lo mismo como empresario, siempre inquieto. Como Consejo Coordinador nos corresponde ser punta de partida de iniciativa para fortalecer al sector porque con ésto estamos contribuyendo al sector de la entidad.

Nos incumbe más por convicciones que por intereses defender de nuestras trincheras al estado. Y sumarnos a los proyectos que prioricen las inversiones de desarrollo de infraestructura y de generación de empleo. Como presidente del Consejo reconozco a todos aquellos que integran al orden colegiado, porque sé que le han dado rostro y destino seguro a los presidentes de las cámaras empresariales que aquí nos acompañan.

A pesar de la pluralidad que nos conforma, es sano disentir, pensar diferente, pero también asumir con madurez las coincidencias cuando las circunstancias así lo requieren. Por eso nos preocupa el presente de Tabasco. Si no trabajamos en él, no habrá futuro posible del cual podamos sentirnos orgullosos. La postura del Consejo Coordinador Empresarial de Tabasco en este sentido, siempre ha sido firme, pues en estos tiempos no se admiten titubeos.

Como empresario nos duele que los negocios bajen sus cortinas y que la inseguridad flagele las familias. Es urgente recuperar la seguridad para Tabasco.

Esta situación agrava la situación económica de nuestro estado. Creo, sin embargo, es tiempo de trabajar por las causas comunes y no sólo por los proyectos. En el Consejo Coordinador Empresarial creemos que el único interés superior que debemos defender es el de Tabasco.

Señor Gobernador, don Miguel, señoras y señores: a nombre del Consejo Coordinador Empresarial agradezco la presencia en este evento. Reitero nuestra apertura y disposición para seguir trabajando por esta tierra, a la que debemos devolverle las oportunidades y la sonrisa. Tabasco, escribía Pellicer, debe ser nuestra alegría, no una vergüenza para nosotros. Sigamos el ejemplo de las mujeres y hombres que pese a la adversidad, siguen luchando.

En el Consejo Coordinador Empresarial creemos que el único interés superior que debemos defender es el de Tabasco”.
GABRIEL OROPESA
LÍDER DEL CCET