En Michoacán, le rinden homenaje

LOS DÍAS 16 Y 17 DE MARZO, EN HUETAMO, DEVELARÁN UNA ESCULTURA Y EN MORELIA CERRERÁ EL EVENTO EN HONOR DEL LLAMADO SALVADOR DE LA CANCIÓN RANCHERA

87

Martín Urieta, nacido en Huetamo Michoacán, es el salvador de la música ranchera. Ha rescatado el género folklórico desde 1995 con la grabación de Qué de raro tiene en voz de Vicente Fernández, mancuerna que le dio fuerza a la composición ranchera. Gracias a este inicio es que le empiezan a grabar los grandes cantantes a Martín, ayudando a que el folklore nuestro se preserve.

Por sobrados méritos, Martín será homenajeado en su natal Michoacán, por el gobernador y el pueblo, los días 16 y 17 de este mes.

Por este motivo, le hicimos una entrevista exclusiva en la que nos cuenta cómo empezó a componer, quiénes le grabaron, quiénes le gustaría que le hubieran grabado y quiénes se enojaron porque no les dio la exclusividad de una canción:

“MI PRIMERA CANCIÓN LA HICE A LOS 15 AÑOS”

“Yo creo que desde los 10 años descubro que tenía mucha facilidad para hacer versos, después me di cuenta que se me facilitaba hacer la música. Siempre estuve internado desde chiquito; y a los 15 años, en un internado lejos de mi tierra, de mi familia y la nostalgia de no estar en mi entorno, me hizo escribir mi primera canción, Vuelve a Huetamo”.

VUELVE A HUETAMO, UN HIMNO EN MICHOACÁN

“La canción Vuelve a Huetamo fue un himno para mi pueblo, me tocó la suerte de que en ese tiempo ya existían radiodifusoras y se difundió mucho; de tal forma que ahora, todavía la cantan en los coros de las escuelas, en la iglesia, en los bares; es una canción muy nostálgica, de la pena de un niño que estaba lejos de su tierra. Yo la grabé con banda, pero el primero que la hizo éxito fue un trío de Tepoztlán; ese fue mi primer éxito regional”.

SUFRIÓ RECHAZOS AL PRINCIPIO

“Como todo mundo, luché para colocarme, tocando puertas. Sufrí rechazos, como yo daba clases, hubo gente que me decía que practicara mi oficio y que me conformara con mi sueldo fijo, que yo no había nacido para componer, que que quitara esa idea, esa venda de los ojos”.

ESCUCHÓ EL C0NSEJO DE UN COMPOSITOR EXPERTO

“Tuve la fortuna de conocer gente que ya estaba colocada en el medio de la composición, uno de ellos, mi paisano Bulmaro Bermúdez, que es el compositor de Caminos de Michoacán; él escuchó mis canciones dedicadas a mi tierra y me dijo que mi obra estaba muy bien hecha, pero que no me limitara a escribir de mi territorio, me sugirió que hiciera canciones que le interesaran al público, anecdóticas, experiencias personales, y así lo hice”.

QUÉ DE RARO TIENE ES ORO MOLIDO

“Qué de raro tiene es mi consentida, porque fue la primera, fue la canción que me dio trabajo, fama. Vicente sacó un disco con el nombre de esta canción. Los Tigres del Norte hicieron lo mismo. Yo también la grabé y con este tema, Los Temerarios ganaron un Grammy por ser La Canción Más Escuchada en los Estados Unidos”.

Y LLEGÓ LA FAMA

“Bohemio de afición fue la canción que me catapultó y me puso en el mapa de la composición; la cantó un cantante buenísimo de Guerrero, Arturo Reyes”.

MUJERES DIVINAS, UN HIMNO EN COSTA RICA

“A nivel internacional, se han grabado mis canciones en muchos países, como Colombia; ahí, Mujeres divinas es la locura, a mí me dijo Vicente Fernández que si yo iba a ese país y les digo que soy compositor de esa canción, no me creerían y me tacharían de loco. También en Venezuela han grabado mis temas; en Costa Rica, en alguna ocasión, en un homenaje que nos hicieron a Teodoro Bello y a mí, ante todos los medios de comunicación, el conductor se atrevió y les dijo a todos: ‘Yo no sé si me equivoque, si estoy mal ustedes me refutan, pero para mí el himno de Costa Rica es Mujeres divinas’. Urge, por ejemplo, en italiano se llama Presto, en Alemania también tuvo su traducción. Y yo pienso que de mis canciones más cantadas es Urge”.

¿SE VALE MANO NEGRA?

“Algunos artistas han querido cambiar alguna letra o palabra de mis canciones; Vicente Fernández grabó una canción que se llama Triunfó nuestro orgullo y le cambió el título, me pidió permiso porque en el cuerpo de la canción repite mucho la palabra hoy y él le quiso poner a Hoy; yo le dije que le cambiara lo que quisiera, menos al autor (risas)”.

LE TOCÓ LA ÉPOCA DE LA CENSURA

“Por ejemplo, Bohemio de afición, antes de grabarse, decía: Tú llevas en tu ser pureza de a de veras; en cambio a mí me encantan las rameras; en ese tiempo era una cosa prohibida esa palabra. Entonces me dijeron que no podían grabarla, a menos que le cambiara esa palabra, y pues tuve que cambiar ramera por cualquiera”.

LAMENTA QUE M. A. MUÑIZ NO LE HAYA GRABADO

“Hay muchas anécdotas, yo cantaba en una bohemia, que estaba en la avenida Cuauhté- moc, y mi ídolo de esos momentos, incluso es mi intérprete favorito, pero nunca me grabó, era Marco Antonio Muñiz, meencanta. Entonces, salí a cantar y en primera fila estaba él; sentía que las patitas me temblaban. Pero nunca me grabó porque en ese tiempo ya no grababa, varios intérpretes que yo quise que me grabaran, ya no grababan en ese entonces. Lola Beltrán tampoco pudo grabarme”, recordó.

LUCHA VILLA SE ENOJÓ Y NO QUISO GRABAR URGE

“Lucha Villa estuvo a punto de grabar Urge, pero lo hizo antes Vicente Fernández, se enojó y ya no lo hizo. La traté de convencer, pero no quiso”.

ES UN COMPOSITOR MULTI-RÍTMICO

“Hay canciones que se pueden hacer a todos los ritmos; yo tengo temas en un disco de salsa de Pepe Arévalo. Hay un grupo famoso de Colombia, Caneo, que hizo un exitazo de Mujeres divinas en salsa. Todo depende del director artístico, porque mis canciones pueden hacerse en todos los géneros, hasta en mambo y bachata. Los Temerarios sacaron su disco, una versión en pop, otra en ranchero y otra en rock con mis canciones”.

LUIS MIGUEL SE LO PIERDE…

“Luis Miguel nunca me grabó; a él le digo que le deseo mucho éxito en su disco de ranchero y que deseo de todo corazón que se pusiera más a la moda de la canción ranchera, porque ahorita la moda de la canción ranchera es Martín Urieta, con la pena”.

Y SIGUE LA MATA DANDO

“Yo estoy a punto de hacer tres discos de puras canciones nuevas, cada disco se llama: Lo que no me grabaron 1, 2 y 3. Cada uno tiene 15 canciones inéditas porque cualquier cosa que me pase, con la vida que llevo, intensa y disipada, me puedo morir en cualquier rato y esas canciones nadie se las sabe y se van a perder; entonces yo las  tengo que grabar a fuerzas”.