El Piojo experimenta

EL AMÉRICA BUSCARÁ FINIQUITAR SU PASE A SEMIS DE CONCACHAMPIONS

27

Ciudad de México.– La victoria 2-0 sobre el León fue importante para el técnico americanista Miguel Herrera; en primer lugar, porque representó mantenerse entre los primeros cuatro sitios de la tabla general, al llegar a 21 unidades, y colocarse segundo.

Significó igualar la marca imbatible en un inicio de torneo de Mario Carrillo al frente de las Águilas con 11 juegos sin conocer la derrota.

Además, le permite seguir rotando su plantel en la búsqueda de los dos torneos: la Liga MX y la Liga de Campeones de la Concacaf. “La intención es levantar las dos Copas, porque son los torneos que tenemos”, sentenció el propio Herrera.

El lunes por la mañana en el primer entrenamiento de la semana, El Piojo comenzó a perfilar el cuadro que enfrentará al Tauro en Panamá, mañana en la Vuelta de los Cuartos de Final de la Concachampions, con algunas novedades.

En el interescuadras que tuvo lugar en la cancha principal de Coapa, se pudo observar a Agustín Marchesín bajo los tres postes; con Edson Álvarez y Bruno Valdez en la central; Emilio Orrantia ocupando la lateral de la derecha y Carlos Vargas en la izquierda; un mediocampo con William da Silva y Joe Corona, y en los extremos Andrés Ibargüen y Aldo Cruz; para dejar la responsabilidad de los goles en Darwin Quintero y Henry Martín.

Pensando en que la renta de cuatro goles con la que viajará el conjunto capitalino puede ser suficiente, Herrera también practicó un sistema más defensivo, con una línea de cinco, con Valdez, Vargas y Álvarez de centrales; Orrantia y Cruz en las laterales; Corona y Da Silva en medio con Ibargüen y Darwin volanteando, dejando solo arriba a Martín.

Este parado aún podría sufrir modificaciones, dado que Paul Aguilar, quien fue expulsado en el juego ante los esmeraldas, por el que fue suspendido un partido, podría ver acción; sin embargo, no fue tomado en cuenta ayer porque llegó tarde.

El estratega azulcrema puso un especial énfasis en la táctica fija, en ataque y defensa, para evitar cualquier sorpresa en su visita a suelo canalero.