El campeón sin corona, olvidado

EL LUCHADOR, QUIEN ABANDONÓ HACE DÍAS EL EXATLÓN, NO FUE PARTE DE LAS ACTIVIDADES DE TV AZTECA, POR TEMAS LEGALES CON AAA

451
FOTO: ANTONIO CRUZ

Ciudad de México.– El Hijo de Octagón aplica una llave, y ese tono vacilante no es más que el reflejo de que hoy goza de la fama que le dejó el Exatlón México.

En las redes sociales Grupo Cantón lo bautizó como el campeón sin corona y, al menos en el colectivo virtual, este título aseguran le viene como anillo al dedo.

“Yo también quería ganar, lamentablemente, te voy a ser honesto, yo siento que fue por la lesión que traía, sinceramente me afectó bastante, yo siento que si no hubiera sido por eso, les hubiera dado más batalla, me hubiera metido a la Final, y seguiría en la competencia”, comparte en entrevista el esteta, justo en la fiesta de bienvenida que le organizaron en el restaurante Dragon House Zhu.

FOTO: ANTONIO CRUZ

El Junior, quien pudo colocarse como uno de los favoritos del público, a diferencia de sus compañeros de equipo, como Kenia Lechuga o Gloria Murillo, quienes por su puesto acudieron a la verbena, fue ajeno a toda la parafernalia que organiza TV Azteca, y es el propio gladiador quien explica que un tercero, en este caso AAA, lo coartó para gozar de estas opciones.

“Estoy en la mejor disposición de estar en todos los programas, es algo que yo no sabía, pero mi papá (Octagón) me explicó que AAA se quería ahora adueñar de mi nombre, se quiere adueñar de todo lo mío, entonces es un tema bastante complicado, pero que ya aclaramos, mi papá es dueño de su nombre y además les ganó una demanda laboral”.

FOTO: ANTONIO CRUZ

Finalmente, acepta que no volvería a competir en un reality show como éste, pues ahora se enfocará en su verdadera pasión, que es la lucha libre.

“Extrañaba a la familia, extrañaba la Ciudad de México, el tráfico, sinceramente aún estoy un poco desorientado, estuve seis meses en Exatlón, sin comunicación, sufriendo con el hambre, no dormía bien, es un tema bastante complicado. En el primer mes la verdad si me las vi bastante negras, no volvería a participar. Ahora sigue subirme a los cuadriláteros y demostrar de qué estamos hechos los luchadores, pues demostramos que incluso podemos competir con atletas olímpicos y de alto rendimiento”.