Diario Basta!

“Todo bajo reglamento”

Ciudad de México.– La estampa de las Semifinales de la Copa MX Apertura 2017 entre el Monterrey y el América, misma que se fue hasta la ronda de los tiros desde los once pasos, se repitió en el certamen copero del Clausura 2018, pero versión Octavos de Final.

Rayados, que otra vez estuvo en su casa, el Estadio BBVA Bancomer, ante el Querétaro, tuvo que sortear también la tanda de penaltis, en el área que en aquella ocasión los americanistas, como Cecilio Domínguez, cobraron de manera chanflesca sus tiros.

Y Antonio Mohamed, el técnico de La Pandilla, dijo al término del partido, que el árbitro del duelo, Miguel Ángel Chacón, había decidido dejar a la suerte en cuál zona se ejecutarían los disparos.

Y es Armando Archundia, exárbitro internacional, quien en entrevista con Grupo Cantón explica a qué se refieren los estatutos cuando se alude a este tipo de situaciones.

Enfático, y sobre todo crítico, el ahora analista lanza frontal: “Mucho se especula de que esa cancha está muy mala, entonces yo pregunto, por qué se jugó ahí. Por qué se realiza un partido en el estadio más moderno, con el peor terreno de juego”.

Enseguida puntualiza acerca de los dos escenarios que pudieron darse, y además palomea el que al final se determinó, y que derivó en la eliminación del cuadro regio, simple y sencillamente porque fueron más malos al plantarse frente al cancerbero rival, a pesar de la montañita.

“Se establece en las reglas, el árbitro al finalizar el partido debe de dar un sorteo, el equipo que quede en la cancha del lado norte, y el equipo que quede en la cancha del lado sur; entonces águila escoge norte, y sol el del lado sur, si gana el del lado sur, como fue en este caso, ahí se tiran los penaltis.

“Pero todo tiene su por qué, anteriormente el árbitro tomaba su decisión de en qué área se ejecutaban los penales, y cuáles fueron las críticas, insisto de la gente que desconoce sobre este tipo de situaciones, ‘que favorecían al equipo, que la porra de ese equipo estaba ahí, que la cancha ya la conocían’, miles de pretextos, entonces FIFA dijo: ‘bueno vamos a hacerlo justo, y mediante un sorteo’”.

Armando asevera que el nazareno pudo tomar la determinación, pero entiende que fue hasta que vino la ronda, que seguramente el campo se descompuso.

“La misma regla del juego establece que si el árbitro se percata que una zona o una área está imposible para cobrarlos, él puede decidir dónde se juega.

“Quiero suponer, porque no estuve ahí, que al finalizar el partido la cancha estaba en buenas condiciones, sin mayores problemas, y por eso el árbitro toma la decisión del sorteo”.

De hecho, advierte que los capitanes de ambas escuadras pudieron llegar a una solución y, en caso de que el pasto no se prestara, inclinarse en mutuo acuerdo por la mejor zona.

“Si los jugadores creen que no está en condiciones, los capitanes se lo pueden hacer ver al silbante, pero eso es antes de que vengan los tiros.

“Cualquiera de las dos opciones son reglamentarias, pero yo supongo que ambas áreas estaban en condiciones. Ya si se patinan y pisan mal, pues son circunstancias del propio juego”, finaliza.