Diario Basta!

La maldición de la Casa Winchester

Una gran historia de terror acaba en una decepción 

Sarah Winchester es la heredera millonaria de la fortuna de Armas Winchester, está convencida que ella y su familia son perseguidos por las almas de los asesinados por el cañón del infame rifle. Su obsesión la ha llevado a la construcción constante de una enorme mansión, diseñada para mantener a los espíritus controlados.

De primera instancia parecía que la cinta y la trama pintaban para algo extraordinario, más por el calibre de la actriz principal, Hellen Mirrer, además que la casa Winchester existe en realidad en San José, California, y es la mansión más aterradora en EU.

En cine no se habían atrevido a contar esta historia, por eso también representaba algo ideal para innovar y refrescar el cine de terror, pero los hermanos Sprierig (Martin y Peter) fracasan rotundamente con su cometido.

La cinta carece de momentos aterradores memorables, de una trama interesante o del suspenso vital a la hora de narrar situaciones paranormales. Es una película que no tiene alma, pasa sin pena ni gloria y solo confirma la crisis en el género de terror. Decepcionante y tediosa, es una producción cinematográfica que pasa directo al olvido, nada recomendable.