Un mito genial, la equidad de género política

Los cargos públicos, sobre todo de elección popular, siguen siendo inequitativos

92
Las mujeres exigen más espacios, pues los hombres siguen siendo mayoría en el ámbito político

Pese a los cambios en México, todavía existe desigualdad en la participación política de las mujeres. En el discurso se habla de equidad de género, pero la realidad es otra. Y aunque poco a poco han escalado cargos y ganado el voto popular, su participación aún es poca.

Claudia Zavala y Adriana Favela, consejeras del Instituto Nacional Electoral (INE), señalaron que es necesario hacer un cambio cultural y que se vayan “desmasculinizando” los cargos públicos.

Por su parte, Alejandra Barrales Magdaleno, candidata de la coalición encabezada por el PRD para la jefatura de Gobierno capitalina, sostiene que apoyar e impulsar el desarrollo de las mujeres es ayudar a las familias, y recuerda que más del 40 por ciento de los hogares en la Ciudad de México son encabezados por mujeres.

“Las mujeres de la ciudad son fuertes y no se resignan a pesar de que han vivido en carne propia lo que significa ser mujer”, declaró Barrales.

Alejandra Barrales, junto con Claudia Sheinbaum –va por el bloque encabezado por Morena–, aspiran a ser la primera mujer en gobernar la Ciudad de México, pues vale recordar que Rosario Robles llegó al cargo al sustituir a Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano.

LA PARIDAD ESTÁ EN LA LEY: NORA ARIAS

Citlalli Hernández Mora, diputada local por Morena, apunta a Grupo Cantón que la paridad de género ayuda al sexo femenino, pero no es suficiente, porque se necesitan mayores elementos para provocar la participación política de este sector de la población en cualquier ámbito.

La legisladora que ahora aspira a una senaduría, reconoce que la paridad de género incentivó y obligó que los partidos políticos tengan como aspirantes a un cargo de representación a mujeres, sin embargo, afirma, hace falta avanzar más para ocupar más cargos en diferentes áreas de gobierno.

Hernández Mora, quien ahora aspira a una senaduría por Morena, explica que una mujer en el poder se diferencia de un hombre, porque tiene mayor sensibilidad, pues ellas han padecido desigualdad, indiferencia, discriminación y entienden mejor los cambios.

Por separado, Nora Arias Contreras, legisladora local por el PRD y candidata a la alcaldía de Gustavo A. Madero, indica que la paridad de género ha permitido que la mujer alcance posiciones de relevancia en el ámbito político, social y económico.

“La paridad de género está en la ley, lo cual facilita el acceso de la mujer a cargos de gobernadoras, senadoras, diputadas y alcaldesas, entre otros puestos de importancia para el impulso al desarrollo de la sociedad”, dice.

La diputada local señala que la mujer es mucho más sensible en cuanto a las necesidades de las familias, niños, jóvenes, madres solteras y discapacitados. “Tiene una mayor ded icación y mejor desempeño en la atención de los problemas que lastiman a los que menos tienen”.

Arias Contreras no ve lejana la posibilidad que exista una mujer presidente en México, pero “desafortunadamente, en estos momentos, entre los que encabezan las encuestas no hay ninguna mujer. Pero con toda seguridad, pronto veremos en la Presidencia de la República a una mujer, y ella saldrá de la izquierda”.

“MARCADA MAYORÍA DE HOMBRES”: TRUJILLO

A pesar de que hay avances significativos en equidad de género para la postulación de candidatos, sigue habiendo un techo de cristal que impide a las mujeres ocupar cargos públicos de alto nivel, apunta la diputada federal Georgina Trujillo Zentella.

La aspirante a la gubernatura de Tabasco por el PRI, señala: “hubo un avance radical; que en términos de administración pública sí hay una clara diferencia, una marcada mayoría de hombres en los cargos de responsabilidad pública de jerarquía”.

Candita Gil Jiménez, candidata del PRI al Senado, asevera: “No podría explicarse la democracia moderna en México sin legisladoras, alcaldesas, gobernadoras, candidatas, senadoras, ministros de justicia, dirigentes de partidos políticos y secretarías de Estado a cargo de mujeres. Aunque aún falta equilibrio, el saldo es a favor del reconocimiento de las capacidades de la mujer en México”.

VIOLENCIA POLÍTICA DE GÉNERO
• En tres entidades –Oaxaca, Edomex y Veracruz– la violencia política de género es un delito definido en el Código Penal estatal, aunque a la fecha no hay ninguna persona sancionada por cometer este ilícito

Hemos tenido que enfrentar el machismo y la misoginia, pero ese no ha sido obstáculo para salir adelante”.
NORAS ARIAS CANDIDATA DEL PRD A LA ALCALDÍA DE GAM