Niñas fuertes, no princesas

61

Las mujeres no necesitan ningún Príncipe Azul para salvarse; pueden ponerse unos pantalones marrones en lugar de un vestido rosa; pueden ser madres, o no…

Hay mujeres de apariencia delicada pero no por eso menos fuerte; muchas son luchadoras, pero debería haber más. Se puede ser dulce, delicada, y una mujer fuerte a la vez, y ojalá llegue el día en el que no sea necesario tener que aclararlo por ningún medio.

EL PAPEL DEL HOMBRE

Debido a la violencia actual, y a los ataques que sufren día a día las mujeres del país, los activistas coinciden con esta frase: “Para decir ‘ni una menos’, hay que dejar de criar princesas indefensas y machitos violentos”. Es una frase fuerte, pero que engloba la realidad: necesitamos dejar de educarlas con la mentalidad de indefensas, y a ellos para que aprendan a respetarlas sin afán de superioridad.

¿Qué es lo que falla para criar machitos violentos? Influye el ejemplo, la violencia vista desde casa, limitar las capacidades de niños y niñas, decir que ellos no pueden llorar y ellas no deben jugar cosas de niños.

A ambos hay que educarlos para que sean fuertes y valientes, sin limitar sus capacidades ni sus sueños. Pero sobre todo con respeto del uno por el otro.