Uno de lengua para Lorena Herrera

1286
Daniel Bisogno

Gárgolas infernales, animalillos de Belcebú, les escribo desde su hogar, este rincón del averno donde florece todo el ambiente del espectáculo del que les vengo a platicar, resulta que me encontré, para una entrevista larga y contundente, a nada más y nada menos que a Lorena Herrera, mire usted qué gran personaje de nuestro espectáculo que es mi Lorena Herrera, un sex simbol desde que apareció por primera vez en la pantalla chica y hasta la fecha, cualquiera pensaría que es alzada o mamila por el físico imponente que tiene, es más, estoy seguro que a varios de ustedes como a mí, se nos hubiese fruncido el cutis de haberle tirado el pedo si nos la hubiéramos encontrado en un antro alguna vez, son de esas mujeres que imponen; alta, rubia, buenísima, mamadísima y todo lo que termine en ísima, recuerdo haberla visto en mi adolescencia en algún restaurante y no había quien no volteara a verla, hombres y mujeres por igual, en Ventaneando la habíamos sacado en entrevistas infinidad de veces, pero nunca había estado sentado tet a tet, frente a frente o como dirían los españoles, vis a vis, así que nos citó en su oficina que está ubicada en la Colonia Florida, al sur de la Ciudad de México y hasta allá llegamos, justo enfrente de donde tiene su oficina hay una reconocida escuela que es secundaria y preparatoria, hubieran visto la cara de los pubertos que se encontraban comprando chicharrones con cueritos, pues era justo la hora de la salida cuando vieron descender del flamante deportivo blanco a Lorena Herrera, no daban crédito.

El caso es que apareció mi Lorena en la oficina vestida de blanco, de verdad impactante, y en cuanto abrió la boca se esfumaron todas mis dudas y mis miedos, ¡no se imaginan ustedes lo alivianada y buen pedo que es! Lorena Herrera además de estar como está, es simplemente gloriosa, empezó la plática y comenzamos a reírnos y a platicar como si fuésemos amigos de años de las chingas que se mete todos los días en el gimnasio, pero se ve que le encanta, se cuida tremendamente con la comida, nada de grasas, mucha fruta, verdura, tofu, semillas y cosas así del diablo, aunque me confesó que cuando le entra el antojo entonces si se va a los tacos y se revienta unos tacos de lengua, si, oyó usted bien, unos tacos de lengua con cebolla, cilantro, limón y salsa verde.

Me estuvo contando de su carrera, pues mi Lorena no deja de tener presentaciones absolutamente todos los fines de semana del año, le va maravillosamente con sus shows, además que es la mera mera petatera de la comunidad LGBTI.

De hecho se presenta constantemente en antros gays además de los palenques y teatros del pueblo que realiza sin parar.

Ahí donde la ven, mi Lorena Herrera solamente ha tenido seis parejas a lo largo de toda su vida y con esta última, Roberto Assad, ¡lleva ya quince años de relación! Me contó que los dos respetan totalmente los tiempos y espacio del otro, por eso es que la han armado tan bien, mi Lorena acaba de sacar un nuevo sencillo que ya está en las plataformas digitales, se llama Tócame y estoy seguro que pronto será el himno de todos los antros, esa es la penetración que logra mi Lorena con esa belleza y ese ángel que le caracteriza, vigente en el gusto del público y nunca olviden que en esta carrera, la permanencia es el triunfo y Lorena lo tiene. He dicho.