Enfocada en Tokio 2020

LA REMERA MEXICANA, UNA DE LAS ÚLTIMAS EXPULSADAS DEL EXATLÓN, ASEGURA QUE ESTA EXPERIENCIA HA SIDO EXTRAORDINARIA

213

Ciudad de México.– Kenia Lechuga sonríe todo el tiempo, la picardía es natural en ella, es amable, entiende que hoy, después del Exatlón, ya nada es igual, pues se encuentra en el foco.

Norteña, atleta olímpica en el último ciclo, la remera mexicana goza de una popularidad que pocas veces imaginó, “ya tengo millones de seguidores en mis redes sociales”, comparte en entrevista con Grupo Cantón, justo en el sitio en donde inició todo para ella, cuando se habla de esa pinta mediática que ahora lleva sobre sí: TV Azteca.

“La verdad estoy muy contenta, de regreso en mi país, con mi gente, con mi familia”, agrega cuando apenas ha cumplido algunos días fuera del reality show.

“La verdad que es muy padre, regresé a remar, ya de vuelta a mi rutina, y bueno, creo que tengo grandes metas, entonces estoy muy contenta de que igual tengo que trabajar duro”, cuenta la nacida en Santiago, Nuevo León, ya enfocada en lo que viene, pues quiere representar al país en el Remo de la próxima justa olímpica en territorio nipón.

“Tengo 23 años, disputé los Juegos Olímpicos Río 2016, ocupé el doceavo lugar; soy actualmente séptima del mundo en la categoría ligero, fui medalla de bronce en el Mundial Sub 23. Practico el deporte de remo hace 10 años.

“Desde los 12 que fueron a mi escuela, nos presentaron un poquito de lo que se trataba este deporte, y pues dije: ‘A ver qué tal’. Me parecía divertido y podía estar con mis amigas. Me encantó esa idea de competir y de ganar”.

Y fue precisamente esa etiqueta de deportista de alto rendimiento la que la llevó hasta República Dominicana a completar esta prueba extrema, para la cual ya tiene su favorito, enlistando sus cualidades.

“Honestamente yo veo a Daniel Corral que tiene todo en sus manos, es muy rápido, preciso, y bueno, me gustaría también que fuera alguien del equipo rojo el ganador”.

SU EXPERIENCIA

Kenia, durante la charla, que se torna en una cordial y muy desinhibida, recuerda cómo fue su incursión al Exatlón, pero también desmenuza la experiencia misma.

“Me contactó un amigo, me habló sobre la oportunidad de mostrarme al mundo, que conocieran quién es Kenia Lechuga, mi deporte, qué es el Remo. Me pareció una idea increíble, el superarte a ti mismo, el sortear adversidades como no dormir, no comer, creo que fue un plus que te hace cada vez mejor persona”.

FICCIÓN O REALIDAD

Lechuga, quien fue de las competidoras que ingresó al programa ya cuando éste había completado algunos capítulos, acepta que, al principio, como mucha gente, entendió que esto era actuado.

“Debo de confesarles que yo pensé lo mismo (que no era real). Escuché el tema de que no había comida, no había donde dormir bien, pero dije: ‘No creo, seguramente se los llevan a un hotel, ya sabes, los maquillan para que se vean demacrados’, pero al estar ahí fue cómo: ‘Sáquenme de aquí’.

“Es muy real, es una manera de llevar el cuerpo al límite, de ver si eres capaz de hacer las cosas, aunque no tengas siempre las condiciones, inscríbanse al próximo Exatlón, para que lo comprueben”.