Fugas aumentan la crisis del agua en la capital del país

95
Foto: Archivo / ARMANDO MONROY /CUARTOSCURO.COM

Ciudad de México.- El 67 por ciento del agua consumida en la Ciudad de México y área metropolitana se extrae de acuíferos locales y el resto del sistema Lerma-Cutzamala.

De acuerdo con información proporcionada por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), de un 30 a un 40 por ciento del agua en la capital, se pierde debido a la falta de reparación en fugas.

Para solucionar este problema, Cecilia Lartigue, coordinadora del Programa de Manejo, Uso y Rehúso del Agua en la UNAM (PUMAGUA), señala que es prioridad detectar y reparar las filtraciones de agua en la capital, en lugar de pensar en hacer gastos excesivos al traer agua de otros lugares.

Recalcó que el hecho de la reparación de las fugas, es una tarea difícil y de trabajo constante, pues la capital sufre de hundimiento, lo que provoca una serie de irregularidades en el suelo, rompiendo tuberías subterráneas, sin embargo, llevar a cabo la reparación de dichas tuberías, sería menos costoso a mediano plazo, a diferencia de la opción de abastecer a los ciudadanos de agua, trasladando el líquido vital de otras cuencas. Y no sólo en términos económicos, pues también afectaría gravemente a las comunidades y a los ecosistemas de donde se retiraría el agua para traerla a los capitalinos.

El programa PUMAGUA posee un sistema basado en geófonos, coreladores y mediadores, capaces de detectar pérdidas del liquido sustancial para una vida digna, aunque hasta el momento, sólo se aplica para entidades universitarias.

“De esta forma tenemos información puntual sobre cuanta agua entra en los edificios. ¿Cuál es el truco? Si vemos un consumo entre 11 de la noche y seis de la mañana, es una fuga. En nuestras gráficas los consumos se ven como picos y las filtraciones como una constante; por ende, esto es señal de alarma. La clave es monitorear siempre” expresó la Maestra en Ciencias.

Este programa se ha aplicado en Ciudad Universitaria, la Facultad de Estudios Superiores Aragón, el campus Juriquilla y el Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias en Morelos; además de aplicarse en la Universidad Autónoma de Baja California Sur, en diversas comunidades del país a través del Programa de Apoyo al Desarrollo Hidráulico de los Estados de Puebla, Oaxaca y Tlaxcala (PADHPO) y en la unidad habitacional Los Rojos en la delegación Venustiano Carranza de la ciudad.

“Desde el nacimiento de PUMAGUA (en 2008) a la fecha, hemos visto que lo más difícil es convencer a la gente de actuar en favor del agua y de que al hacerlo, se benefician. Atender fugas es relevante para solucionar el problema hídrico de la urbe, pero no lo único. Éste es sólo un aspecto, pero la estrategia debe ser mucho más integral”, comentó al respecto del proyecto implementado en la Venustiano Carranza.

Un estudio del PUMAGUA registró que en áreas de la delegación Venustiano Carranza se consume diariamente 40 litros por habitante, mientras que en zonas de la delegación Miguel Hidalgo, y Coyoacán, se usan hasta 400 litros al día individualmente, siendo un factor importante de desigualdad social.

“Estas disparidades marcan brechas que comienzan a acortarse por la seriedad del asunto, pues si bien las zonas marginadas reciben el líquido por tandeo, lo mismo ha comenzado a aplicarse en ciertas áreas de la delegación Benito Juárez. Las repercusiones comienzan a afectar a todos, aunque las poblaciones de escasos recursos siguen recibiendo menos agua y, casi siempre, de peor calidad”, expresó Cecilia Lartigue.

La maestra en ciencias asegura que para hallar una solución es necesario que las personas reduzcan el consumo de agua modificando sus hábitos, así como invertir en muebles o aditamientos ahorradores.

Además, critica la politización de este tema tan importante como lo es el abasto de agua, pues es un factor relevante para adoptar medidas a largo plazo para solucionar este problema de desabasto de agua.

dhm