Diario Basta!

SIC TRANSIT

salmart44@hotmail.com

Faccioso.- Desde que se le encargó el despacho del procurador General de la República, Alberto Elías Beltrán asomó sospechas de uso faccioso, político o partidario de sus funciones, al destituir por “transgredir código de conducta” al titular de la FEPADE, Santiago Nieto.

Entonces el Fiscal electoral investigaba el caso Odebrecht, el mayor escándalo de corrupción continental, que presuntamente embarra a Enrique Peña Nieto por recibir, a través de Emilio Lozoya, millones de dólares de la constructora brasileña a cambio de futuros contratos.

Días antes, Raúl Cervantes, aun como titular de la PGR, dijo que dejaba prácticamente concluida la investigación sobre Odebrecht, pero hasta el momento nada más ha dicho Elías Beltrán.

También la PGR cuenta, sin avanzar un ápice, con una veintena de averiguaciones sobre la llamada estafa maestra que mediante triangulación de recursos con instituciones académicas desvió miles de millones de pesos de la Sedesol, cuando estuvo a cargo de Rosario Robles y José Antonio Meade.

Pero todas esas deficiencias, inoperancias, negligencias quedan borradas cuando se trata de acreditar lavado de dinero del candidato presidencial de Por México al Frente y hasta videos oficiales se hacen públicos para desacreditar a Anaya. ¿Acaso esto no viola el código de conducta del responsable de la PGR?

SUSURROS.- Por cierto, hay quienes deshojan la margarita ante la eventual caída de Anaya, ¿será?