“Generación millennial es la generación de la depresión”: León Chávez

220
Foto: Twitter

En días pasados el Instituto Belisario Domínguez (IBD) a través de la Dirección General de Análisis Legislativo, advirtió en una investigaciín que del año 2000 al 2016 la incidencia del suicidio en México aumentó un 84.4%.

Por otro lado, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) ha registrado que el 40.2% del total nacional de suicidios se encuentra entre la adolescencia y la juventud, alcanzando una tasa promedio de 7.9 por cada 100 mil personas en este segmento de edad.

Los índices de depresión en jóvenes indican que su incidencia es alta y va en aumento. De acuerdo con la investigación del IBD, tres cuartas partes de los suicidios estuvieron asociados directamente con algún trastorno mental, principalmente con la depresión.

A pesar de que otros trastornos como el estrés postraumático, el de pánico o el trastorno bipolar también son muy frecuentes en la población entre 12 y 32 años, la depresión el trastorno que prevalece. A lo que el Dr. Enrique Chávez León, quien fuera Secretario General de la Asociación Psiquiátrica para América Latina (APAL), responde: “Es como si la generación millennial fuera la generación de la depresión”, al asegurar que en toda su trayectoria nunca había visto cifras tan elevadas de depresión en jóvenes.

Entre las causas principales que se pueden apreciar a raíz de la investigación, están los procesos hormonales característicos del desarrollo corporal en adolescentes, ya que las descargas y fluctuaciones de determinadas hormonas son mayores en el cuerpo a esa edad.

La cultura de sobrevaloración del éxito es otra de las causas de depresión en los millennials, generando estados de frustración y ansiedad a partir del bombardeo de publicidad y mensajes aspiracionales que en muchas ocasiones no se pueden alcanzar.

Y por último, los niveles de violencia que vivimos en la actualidad y el consumo de contenidos con expresiones violentas, mantiene a los millennials en estrés constante.

A pesar de los números alarmantes, en México no hay políticas públicas que garanticen a los millennials una salud mental, y al no haberlas, las repercusiones de la depresión en este sector de la población son variadas, llegando algunas a ser problemas de salud pública, como la obesidad o el consumo de drogas.

Chávez León considera que un problema con tantas aristas a considerar también amerita una infinidad de alternativas para solucionarlo. Sin embargo, es prioridad mejorar la cultura de la salud mental en México: “Para el gobierno parece que no es una prioridad. Y los resultados son abrumadores, como ya se vio”, señala el Dr.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda destinar un 5% del presupuesto anual dirigido a la salud pública en cada país, para la salud mental. Lamentablemente en nuestro país sólo el 1.5% es destinado a ese rubro.

Con información de Vice.

Foto: Especial.