Diario Basta!

Los nuevos gimnasios… ¡todo incluido!

Qué onda, mis pepinos, ¿cómo están? Ay, yo tipo súper shokeada y es que creo que hay un complot en mi contra; y es que voy al súper y ¿qué creen? No había ni fresas, ni pepinos, o sea ¿hello? Y luego voy al festejo del Día de la Bandera al que nunca voy y la Bandera estaba al revés, ¿no adoran? ¿Qué, no hubo un ensayo previo?, ¿hello? Pero ya el colmo de mi mala suerte fue que el otro día que estuve en un desayuno con mis excompañeras del Regina; mi amiga Pili Reyes Retana, que yo juré que estaba de lo más deprimida porque está recién divorciada, pero ¡cero qué ver!

La pepina está de lo más feliz y todo porque se metió a un gimnasio para ponerse súper fit y darle en la torre a su ex, ¿no? Pero resulta que el entrenador que le tocó aparte de estar híper guapo, tiene fama de tirarle la onda a todas las mujeres que entrenan con él; pero en especial le encantan las divorciadas; y entonces Pili bien linda me dijo que me metiera a su gimnasio, porque aparte de ponerme fit me iban a subir la autoestima; bueno y ahí me tienen: me fui a inscribir de volada y pedí específicamente que me entrenara Darío, así se llama el dichoso entrenador ¿no?

Y bueno, el 1er día, obvio, no pasó nada, pero resulta que ya llevo un mes entrenando y nada pepinos; o sea, a mí el tal Darío ni me pela ¡güey! Y yo ya no aguanto el estómago de tanta abdominal ¿hello? Entonces el otro día le marqué a Pili para reclamarle ¿no? Y entonces lo 1ro que me dijo fue: “qué onda, Xime, ya te vi en el gym ¿qué tal? ¿No estás feliz con Darío?” Y yo así de: “¡ay sí, súper lindo!”, la verdad es que me dio pena decirle que a mí el tal Darío no me había hecho ni cosquillas y luego me dijo: “¿Qué tal el press de pecho? Me refiero a cuando te rosa y luego sin que nadie vea te agarra la bubbie y, ¿qué tal las sentadillas? Y los besitos en la oreja, ¿no son lo máximo? Y el paquete, Ximena, ¿qué tal?” Y yo: “Ah, eso sí Pilar, compré el paquete que incluye pilates y gimnasio”, y ella: “Ay no, Ximena, hablo del paquete de Darío ¿paquetón no?”.

O sea ¿se dan cuenta, pepinos? A mí el tal Darío no me ha hecho nada de lo que me contó Pilar, ni me agarró por delante, ni me agarró por detrás, ni nada, o sea, eso es discriminación ¿no, pepinos? Yo voy a ir a reclamar al gym, que me devuelvan mi dinero, eso es fraude, ya donde quiera te toman el pelo, ¿hello kitty? Y ya para terminar; no todo es malo pepinos, Diario BASTA! renueva su imagen, #BastaCambia no se lo pierdan a partir de este lunes 5 de marzo ¡les va a encantar!