Diario Basta!

BREVES ELECTORALES

@gmendozaelvira

Nuestro sistema de votación y cómputo de los votos es completamente manual todavía. Todos nosotros el 1º de julio iremos a formarnos a nuestra casilla, para, con papel y lápiz, expresar el sentido de nuestro sufragio.

Esos votos son recibidos y contabilizados manualmente por nuestros vecinos, que aceptan ser funcionarios de la mesa directiva de casilla, con un civismo digno de aplaudir.

Pero que nuestro sistema sea a la antigüita, y con poca ayuda de la tecnología, hace que los resultados oficiales se tengan con la dilación con que se tenían cuando no había los sistemas de cómputo, ni los medios de difusión y comunicación propios del siglo 21.

Ello ha implicado verdaderamente un reto para el INE, que tiene que conjuntar ese sistema que deja huella, paso por paso, en el papel, con los mecanismos que hoy en día hacen que la información cruce poblados, ciudades, estados, países y continentes, a la velocidad de la luz.

Hoy, con el internet y las redes sociales, todos esperamos información sobre las elecciones lo más rápido posible. Por ello, han cobrado relevancia el conteo rápido y el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) que realiza el INE, para tener información sobre los resultados electorales el mismo día de la elección.

El conteo rápido es un ejercicio estadístico, realizado sobre una muestra significativa de casillas, que arroja resultados muy precisos sobre las tendencias electorales.

El PREP es el mecanismo por el cual, a partir de las actas de todas las casillas, hace un conteo preliminar de los resultados electorales.

Para la realización de ambos ejercicios se requiere que los resultados de los cómputos en la casilla se vayan desahogando de manera pronta. La casilla única facilita el voto a los ciudadanos, porque tienen una sola ventanilla para votar en lo federal y en lo local, pero le complica las actividades de los funcionarios de casilla, que tendrán que realizar, después de las 18:00 horas, una vez cerrada, el cómputo de hasta seis elecciones (presidencia, senadurías, diputaciones federales, gubernaturas, diputaciones locales y ayuntamientos), lo cual les podría llevar aproximadamente 6 horas.

Si nosotros esperamos a sacar los resultados de las actas, que se levantan hasta que se terminen todos los cómputos -como lo mandata la ley- sería imposible tener estimaciones o resultados preliminares el mismo día de la elección. Ello, hoy, es impensable.

Por tal motivo, el INE ha tomado la decisión de recabar los datos que alimentarán el conteo rápido, a partir de los cuadernillos de operaciones, donde se anotan los totales de la votación, para después ser transcritos a las actas. Con tal acción se atiende lo que dice la ley y, de igual manera, el reclamo y el derecho de la ciudadanía a tener información cierta, oportuna y veraz, sobre el ejercicio de su otro derecho, votar en las elecciones, para elegir a sus gobernantes.