Los caprichos de Cupido

9147
Raquel Bigorra

No cabe duda que Cupido es caprichoso. A veces lanza sus flechas de una forma equivocada, al menos a los ojos de los que estamos fuera de la relación. ¿Por qué será que muchos nos enamoramos de personas con las que para nada hacemos pareja?

Algunas veces las altotas nos animamos con el chaparrín, no más para ver qué se siente. Otras jóvenes coquetean con un hombre mayor y terminan casándose y formando una bella familia, como Catherine ZetaJones y Michael Douglas. Los actores desde el ‘99 quedaron flechados en un festival de cine, y de ahí pa’l real.

¿Qué me dicen de Thalía y Tommy Mottola? Pudiéndose casar con un príncipe, la estrella de Rosalinda eligió un hombre mucho mayor, maduro y con hijos. Eso sí, le ha brindado a Thalía estabilidad, una familia, y hasta guapo se ve junto a ella, a pesar de que él le lleva sus buenos años a la también cantante.

Hablando de diferencia de edad, es bastante notoria la diferencia entre Cecilia Bolocco y el expresidente argentino Carlos Menem. La pareja se conoció durante una entrevista que le realizó la exMiss Universo en su show de TV y el romance se dio de inmediato entre ellos. Jay Z y Beyoncé. Dios mío, qué feo está el rapero para ella. Vean la imagen, ella parece una muñeca, y él, mejor ni opino. Encima le puso el cuerno como les conté en este mismo espacio. Pero siempre que salen juntos se ven perdidamente enamorados. ¿Quién es uno para criticar el gusto de la cantante? Ella lo perdonó y andan viviendo una luna de miel.

La lista de los poco agraciados comediantes que traen mujerones a su lado, es larga. Ya sabemos que nos hacen reír y qué fantástico es vivir carcajeándose todo el día, pero de que son parejas disparejas, lo son.

Maribel Guardia con Joan Sebastián, en paz descanse el talentoso y maravilloso Poeta del Pueblo, pero guapo no era. Y Maribel es mujer de concurso. Diosito a la hora de la repartición le dio de todo: cara, cuerpo y hasta bonito carácter. La cosa es que Joan tendría otros muchos encantos, pero en la foto, eran una pareja bastante dispareja. Pero claro, eso podemos opinar los de afuera; seguramente mientras duró su romance, pensaban que eran bastante parecidos.

Dicen que polos opuestos se atraen pero, físicamente, en la mayoría de los casos tendemos a parecernos a nuestra pareja. Aseguran que existe una intención genética a la hora de elegir. Pero en el caso de las parejas que les menciono, Cupido hizo de las suyas en contra de la genética, porque ahí andan los enamorados, felices y encandilados, sin parecerse ni siquiera en el año de nacimiento. No se apure. Si usted eligió a un hombre mayor o menor de edad, más alto o más chaparro que usted, quizás más guapo o feo, no se estrese. Gócelo porque Cupido muchas veces es caprichoso. Y vivieron felices para siempre, gracias a El manual de la buena esposa.