El Sol volvió a brillar

136

Ciudad de México.– Luis Miguel pagó con creces la deuda que tenía con el público con los antecedentes de haber suspendido en dos ocasiones sus shows en el Auditorio Nacional. Anoche cimbró el Coloso de Reforma cantando con una voz extraordinaria, transmitiendo una emoción y la gente de pie no cesaba de aplaudirle. Abrió con la canción Si te vas y luego siguió con Tú solo tú, la gente no dejaba de gritar de pie, después Amor, amor, amor y cuando empezó lo romántico hasta las lágrimas se les salieron a muchas personas que estaban ahí.

Impecablemente vestido de negro, camisa blanca y una corbata negra, colores que lo hacían verse más delgado de lo que está y muy apuesto. Sin decir palabra siguió cantando y cuando llegó el tono romántico el público se le entregó olvidando cualquier otro agravio que pudo haber tenido.

Escenario sencillo con un piano como si estuviéramos en un bar, ya sin saco y luciendo un chaleco que todavía resaltaba su delgadez, empezó a cantar los boleros que desde chico conoció.

Sin embargo, nunca dejó el apuntador electrónico que tenía en la mano izquierda, mientras que en la derecha con el micrófono lucía la voz impecable y para demostrar su virtud ponía el micrófono a la altura de la cintura y cantaba “jazzeando” alguno de los temas, empezó con José Antonio Mendez con La gloria eres tú, impactando por su calidad de voz, por el sentimiento que transmite y por lo afortunado que fue el público que asistió a un auditorio completo.

Diez mil gargantas cantando con Luis Miguel en ese momento interrumpe Doña Soledad la jarocha (que mide 1.35 mts.) que se acerca él se agacha en el escenario y le da un beso muy cerca de la boca, reconociendo que fue la primera adolescente, en aquél entonces que formó el club número 1 de fans de Luis Miguel.

Por vez primera, Luis Miguel cantó 40 canciones y rebasó 2:35 horas de show. Algo inédito, pues siempre intepreta 25 melodías, pero ayer le cumplió al público, con una producción sencilla que provocó el delirió de 10 mil personas que llenaron el recinto de Reforma. Luis Miguel es un cantante afortunado y tuvo una noche afortunada.