Se armó una boda sin igual

2313
Daniel Bisogno

Twitter/@DaniBisogno

En estos tiempos de guerra, de violencia, de envidias, de agresión, cualquier expresión de amor es una bendición y de esto acabo de ser testigo público querido, nada más grato y emocionante que ver que dos personas se amen, sin importar su raza, género o religión, como ustedes saben, estamos preparando un podcast que pretendemos se convierta en programa de radio muy pronto, Los Jonas Vloggers (reconocidos y famosos, además de talentosos youtubers) y yo, acompañados de otros grandes elementos, pues Luis Rivas, mi querido amigo e integrante de Los Jonas, decidió unir su vida en matrimonio con mi no menos querido amigo, José Carlos Benítez Choche (también famosísimo y exitoso youtuber), que también forma parte del programa en el que estamos trabajando.

Un acto de amor y totalmente valiente el decidir casarse en este país, que a pesar de los muchos y benditos avances, todavía queda con rastros de homofobia y prejuicios, donde el cáncer de la ignorancia todavía no termina de extirparse, pero cuando la gente es inteligente, segura y con convicciones firmes, nada lo detiene y este es el caso de mi Luis y mi Chochito, que asistidos por la ley decidieron casarse y unir sus vidas legal y espiritualmente, y que me llenó de gusto y emoción porque los quiero mucho y en poco tiempo hemos formado una amistad muy sólida, somos muy amigos, así que imaginen ustedes el gusto enorme que me dio cuando además de invitarme al esperado evento, me pidieron que fuese ¡su padrino de anillos! Ni tomar aire pude antes de decirles que sí, que era un honor para mí, así que se armó el bodorrión en Tepoztlán, Morelos, en un lugar que se llama El suspiro, que se ve que en algún momento fue una antigua destilería con caballerizas, un lugar increíble a las faldas del Tepozteco, con una vibra maravillosa, el lugar tiene solamente siete habitaciones para los invitados que se quieran quedar, déjenme contarles que yo ya tenía todo planeado y armado para después de la boda, irme a Cocoyoc, a reposar los tragos de la noche anterior, pero bendito sea Dios surgió la oportunidad de este nuevo programa de televisión, el que acabamos de arrancar, DeporTV en Mercado Azteca, que por cierto no se deben ustedes perder todos los domingos de 2 a 4 de la tarde, está buenísimo, así que no tuve más opción que tenerme que regresar a temprana hora y sin tomar mucho, pues me tocaba tomar carretera para llegar bien al programa, pero aún así me divertí como enano, llegué a Tepoztlán desde temprana hora, así que todavía tuve chance de pasar a los colorines a recetarme un menudo jalisciense y una chela y poder convivir con los novios y varios amigos más desde horas antes del enlace, así que ahí anduvimos por el lugar departiendo y conviviendo de lo lindo, cuando llegamos a la suite nupcial me sorprendió mucho un cuadro en una pared con una mujer muy del estilo de Frida Kahlo, que por cierto me miraba muy fijamente mientras estaba ahí, con decirles a ustedes que hasta miedo me dio, luego salimos para que nos enseñaran donde iba a ser la firma del acta, la ceremonia y la fiesta y ahí me tienen caminando, cuando de repente, de una pequeña casita me sale al paso, sin avisar, y a escasos centímetros su cara con mi cara, una extraña mujer, y cuando con el susto del encuentro tomo conciencia, segundos después me doy cuenta de que la mujer que se me apareció a tan corta distancia ¡era la misma mujer del cuadro! ¡Por supuesto me zurré! Y cuando estaba a punto de un paro cardiorrespiratorio, me dice la mujer: “¡Abrázame Bisogno! Pero abrázame fuerte, no por compromiso porque yo soy tu fan mayor y te veo a diario”, así que la abracé, yo todavía con el gas atravesado por la impresión, y la voz me salió como la de Chabelo en sus buenos tiempos, pero me logré controlar antes de correr como vieja loca hasta la caseta de cobro de la carretera. Resultó ser la dueña de lugar y hasta nos invitó unas chelas y un quesito fresco buenísimo, que deglutimos en una especie de fogata que tiene con bancas por ahí en el lugar.

Después del tremendo pedo nos fuimos a arreglar, no sin los normales destellos de neurosis de la pareja cada que descubrían que parecía que no estaba listo algo, llegó la hora, sesión de fotos, luego el cóctel, muy a gusto, empezó a llegar la familia de los novios, tíos, tías, primos, obvio las mamás de los dos, todos apoyando como debe ser, luego en la parte alta del lugar se hizo la boda civil, todo alumbrado con velas, posteriormente en otro lugar muy pipirisnais del recinto, se llevó a cabo la ceremonia, una ceremonia como chamánica, con muy buena vibra y un gran mensaje sobre lo que el amor debe ser, ahí es cuando hice mi triunfal aparición como padrino de anillos, se hizo la ceremonia de los mismos y luego todos los invitados con luces de bengala en la mano iluminaron el camino hasta donde sería la fiesta, fiesta que fue una maravilla, con decirles que si hubiesen estado ahí, Pedro Almodóvar y Quentin Tarantino, se hubieran puesto la más grande peda de su vida por los personajes ahí presentes, de hecho los dos hubieran sacado historia y protagonista para su próxima película sin duda alguna de entre los invitados, el elenco más ecléctico que se puedan imaginar, pero lo más importante es que todos iban con el mismo fin, celebrar el amor entre dos personas a las que todos los ahí presentes queremos mucho, lo mismo convivieron la tía que va cada domingo a misa bailando al lado de una drag queen con pelo morado, hasta el primo abogado con un transexual de cara y cuerpo divinos, que muy posiblemente se le hizo agua la boca al primo sin saber la sorpresa que guardaba, o si sabiendo.

La mamá del novio feliz y la del otro novio también, todos en comunión apoyando y celebrando como debe ser la felicidad de su gente querida. Esta boda para mí y para todos, es un ejemplo de para donde va irremediablemente el mundo, aunque muchos se opongan, vivir y dejar vivir, ser felices y dejar ser felices a los demás, con quien quieran y cómo quieran y siempre diciendo ¡que viva el amor! ¡Felicidades amigos! He dicho.