3 últimos años, los más calurosos: UNAM

36

La Organización Meteorológica Mundial ha informado que los años 2015, 2016 y 2017 han sido los tres años más calurosos desde que existen registros.

La temperatura media del planeta en el año pasado fue 1.1 grados mayor que la de la época preindustrial, entre 1880 y 1900. La Investigadora del Centro de Ciencias de la Atmósfera (CCA) de la UNAM, explica que “el aumento de 1.1 que ocurrió en 2017 es alarmante. Los expertos coinciden en que si sobrepasamos dos grados puede haber cambios irreversibles en el sistema climático, y hay proyecciones de hasta cuatro grados”.

Cuando se habla de estudios de cambio climático, uno o dos años no son representativos, pero sí lo es la continuidad. “Cuanta más larga sea la serie, más significativa es la estadística”. Con esto, “17 de los 18 años más calurosos ocurrieron en el siglo XXI, y el otro en 1998, y aunque algún año de esta centuria baje, la tendencia es creciente. Eso es lo realmente llamativo”, reafirmó.

En la historia del planeta se han registrado cambios climáticos naturales, con transiciones lentas en comparación con el cambio climático actual, que es muy abrupto. Estos datos dan solidez al concepto del “Antropoceno”, que describe una era en donde el ser humano ha perturbado, hasta su modificación, al planeta y su clima. “Podemos interferir en el clima y en las condiciones de la Tierra, eso se sabe desde hace mucho, desde los griegos y la Edad Media, pero en este siglo lo estamos constatando”.

Ordóñez destacó que actualmente se han presentado las emisiones de gases de efecto invernadero como una situación normal, sin embargo, “no lo es, es un fenómeno nuevo de nuestra era”. Pese al escenario, la universitaria consideró que aún estamos a tiempo de revertir la tendencia.

La investigadora comenta que aún estamos a tiempo de revertir la tendencia. “Todo depende de nosotros. Hay ciertos gases que permanecerán en la atmósfera aunque dejáramos de emitirlos, pero pueden parar al cabo de los años. Está en nuestras manos evitar llegar a los dos grados y disminuir las cifras actuales”.

Es responsabilidad de los políticos emitir nuevas políticas ambientales para regular la emisión de contaminantes, pero también de los ciudadanos, al usar bicicleta, separar la basura, usar racionalmente el agua, por ejemplo.