A la cárcel 20 años…

En caso de que el expelotero de Grandes Ligas sea declarado culpable de narcotráfico, podría pagar una larga condena en prisión; en su primera audiencia ante la Corte, se declaró inocenteec

310

Ciudad de México.- De ser hallado culpable, Esteban Loaiza podría enfrentar una condena que oscila entre 15 a 20 años y ocho meses de prisión.

El exbeisbolista mexicano, quien fue arrestado apenas el viernes 9 de febrero, en San Diego, California, por tener en su poder 20 kilogramos de cocaína, ayer tuvo su primera audiencia para tratar de demostrar su inocencia por el caso de narcotráfico en su contra.

Así, este miércoles Loaiza se presentó ante la jueza Keri G. Katz, quien elevó la fianza impuesta a 250 mil dólares.

En una audiencia breve, que no alcanzó los cinco minutos, Katz registró una alegación de no culpablidad en los tres cargos que encara Esteban.

Luis Antonio Loiza, padre del acusado, así como su pareja sentimental, Rosaura Labra, acudieron a la Corte californiana para darle apoyo al exjugador de equipos de la Major League Baseball (MLB) como Nueva York, Pittsburgh, Chicago, Los Ángeles, pero prefirieron evitar declaraciones acerca de la demanda que ahora enfrenta el tijuanense.

De hecho, ante lo delicado de los hechos en que está implicado el exesposo de la ya finada, Jenni Rivera, se presume que lo mejor que le puede pasar a Loaiza es declararse culpable y tratar de cooperar con las autoridades, para que le resten algunos años a su pena.

Mientras, Esteban, en caso de pagar la fianza, podrá llevar su juicio en libertad, pero no salir de San Diego.

Por su parte, la vocera sólo enlistó lo que ya se sabía desde el lunes, que éste había sido aprehendido por posesión de drogas.

Confirmó que la policía local descubrió un “compartimiento sofisticado” para esconder contrabando como drogas, armas o dinero.

El ministerio público, representado por el fiscal Ryan Karkenny, imputa cargos estatales por posesión de 20 kilogramos (44 libras) de cocaína, posesión de cocaína con intención de venderla y transportación de sustancias ilícitas.

En uno de los pocos datos nuevos revelados por la fiscalía, reveló que el día de su arresto Loaiza había cruzado la frontera entre México y Estados Unidos, y que su vehículo ya había sido reportado como sospechoso.

Terminada la audiencia, Esteban Loaiza regresó al South Bay Detention Facility, contiguo al juzgado, una cárcel con capacidad para 386 presos, que se ha convertido en su morada desde el mismo día de su arresto.