Caer en tentación emula a la telenovela Vivir un poco

1455
Lupita Reyes

Y es que los promocionales finales de la producción de Giselle González apostaron por despertar el interés del público con la insistente pregunta: ¿quién mató a Carolina? En Televisa, creyeron que era una manera original de llamar la atención de los televidentes, pero resulta que es algo que ya vimos años atrás, cuando nuestro país estaba al pendiente de los últimos capítulos de la telenovela Vivir un poco y se anunciaba constantemente: Entre todos ellos está el asesino. ¿Cuál fue? ¿Cuál? Mientras aparecían en la pantalla las imágenes de los sospechosos.

Caer en tentación fue una adaptación de la telenovela argentina Amar después de amar, donde el tema central era el adulterio, y no un asesinato. La novela original era más clara en su premisa, pues de manera sutil nos mostraba en qué iba a terminar la trama. A través de su memorable tema musical, interpretado por Cacho Castaña, decía: para vivir hay que tener un gran amor… por el camino de la vida hay que seguir, con la esperanza de ser feliz aunque dejemos otro amor en el pasado… con la tibieza del perdón entre las manos… para vivir hasta morir enamorados…

Ahí quedaba de manifiesto que los esposos engañados se enamoraban y terminaban juntos, perdonando a sus infieles parejas y que la mancornadora y el disoluto, terminaban muriendo.

A excepción de la bioserie de Lupita D’Alessio, en el horario estelar de Televisa, lo que han programado no ha triunfado como debiera. Y por eso le quitaron a Emilio Larrosa el proyecto sobre la vida de Pedro Infante. Dicen los que tuvieron acceso a los libretos que era una propuesta demasiado rosa. Ahora que está en manos de los primos Galindo, esperan que tenga más fuerza e intriga: ¿será que van a manejar la hipótesis de que Pedro manejaba avionetas porque se dedicaba al narcotráfico?, ¿o que en realidad no murió en el accidente aéreo después de despegar del aeropuerto de Mérida, sino años después? Lo que sí es que la bioserie del ídolo sinaloense debió salir el año pasado, cuando se celebró el centenario de su nacimiento, pero en fin. Veremos qué nuevo enfoque se le da a la vida del actor de la época dorada del cine nacional, sobre todo porque no está para salir a cuadro como La Leona Dormida, para reforzar lo que se dice que fue su vida.

Por cierto, considero que Televisión Azteca debería tener ya los derechos para exhibir en México la bioserie de José José, sobre todo ahora que el estado de salud del ídolo de la balada romántica es delicado, y en caso de muerte, podría hacer que el público se interese por saber todo sobre la vida del Príncipe de la Canción. Recordemos que el fallecimiento de Juan Gabriel fue un fuerte impulso para el último capítulo de la serie sobre su vida.