Aprendizaje desde la cuna

33
Quizás tu bebé sea de los que comienza a llorar cuando lo dejas en su cunita. ¡Parece que no quiere dejarte descansar y busca estar todo el día en tus brazos! Debes apapacharlo y calmarlo, pero también debe aprender a permanecer intervalos de tiempo en su cuna.

Para ello, enséñale a disfrutar del mundo que le rodea con ejercicios de estimulación, que le ayuden a despertar sus sentidos. Desde que nace, el bebé debe ir aprendiendo a estar tranquilo en su cuna, sin que se sienta abandonado.

El bebé necesita sentir a la madre, al padre, necesita el contacto corporal.

Pero también, es esencial para su desarrollo que se habitúe a su nuevo mundo externo y, sobre todo, a que relacione que la cunita, además de para dormir, sirve para conocer la realidad que le rodea.

PARA AYUDARLO 

1. Estimula su oído con sonidos y voces.
Para estimular su lenguaje, es importante que le hables, cuanto más mejor. Repítele su nombre e identifícate diciéndole “Soy mamá”, “Soy papá”. Es esencial el tono y la melodía que utilizas. El niño es más sensible a los sonidos agudos que a los graves.

2. Canciones de cuna. 
Si a lo largo del día combinas las palabras con las canciones que le cantes, estarás favoreciendo el desarrollo de los dos hemisferios cerebrales, para conseguir un buen equilibrio entre ambos y potenciarás su inteligencia.

3. Fotos familiares.
Cuelga fotos en su cuna por dentro de los barrotes de sus hermanos, de sus abuelos y de sus papás también.
Además de entretenerlo, lo ayudará a sentirse más seguro.

Con información de TabascoHoy