¿Hacia dónde van los filántropos?

28

Las ONG también sufren los embates de la economía mundial y tienen que recudar fondos de otras maneras

La recaudación de fon- dos es una actividad especialmente importante para las organizaciones de la sociedad civil. Según la revista Compromiso Empresarial, esta actividad podría sufrir este año algunas transformaciones de las que conviene estar pendientes.

COSTES DE CAPTACIÓN Y RIESGOS DEL CARA A CARA

» Las grandes organizaciones se encuentran en un entorno cada vez más competitivo. Están centradas en canales de captación como el face to face (F2F), que exige grandes presupuestos que solo se puede permitir un grupo cada vez más reducido de 10 a 15 organizaciones. El canal de face to face, el que tiene mayor potencial de generar un volumen significativo de altas de socios, es también el que crea más riesgos de reputación y financieros, pues las ONG están concentrando la visibilidad del sector más en la captación de los fondos que en los resultados de su actividad, lo que ha causado problemas de credibilidad.

PROBLEMAS CON LOS PROVEEDORES DE F2F

» La propia mejora de la economía está dificultando mantener a los buenos profesionales en la complicada tarea de la captación en la calle.

» Los problemas se presentan para todas las organizaciones, tanto para las grandes, que ven caer la calidad de la captación y los márgenes, como para las medianas, ya que los proveedores prefieren concentrar los esfuerzos y recursos solo en las organizaciones más potentes.

» Ya son varias las organizaciones de menor tamaño que han tenido que recurrir a la gestión interna de los equipos de F2F ante la falta de proveedores.

LOS CAMBIOS DEMOGRÁFICOS MODIFICAN TODO

» Este 2018 empieza a jubilarse la generación de los baby boomers a un ritmo cada vez más acelerado. La jubilación supone menos ingresos y librarse de los gastos suntuarios, entre los que las cuotas de socios de ONG ocupan los primeros puestos.

» Las organizaciones tendrán que empezar a pensar en estrategias para este segmento de población, con una oferta más adaptada a su nueva situación y con mayor incidencia en los legados de las que existen actualmente.

¿SABÍAS QUÉ… Los mayores donadores son adultos entre 50 y 60 años, pertenecientes a la generación del baby boom?