Los Godínez Caminantes ¡una nueva especie!

270
Claudia Silva

Twiter/@ximenadelam

Qué onda. mis pepinos, ¿cómo están? ¡Ay, yo tipo shokeada con el clima de los últimos días!; y es que ¿qué tal el frío que estuvo haciendo? O sea ¡cero cool! Pero lo peor de todo es que como no estamos acostumbrados a estos fríos; la perradita ¡cero se sabe vestir para el invierno!, ¿hello? Y, entonces, se ve que buscan todos los abrigos, chamarras y gorros que encuentran en su casa y se los ponen todos al mismo tiempo, ¿no adoran? Y les vale si combinan, ellos se ponen cuadros con rayas, lunares y rombos, o sea, el dress code ¡cero les importa! Y bueno, si de por sí, ya somos el país con más obesos en el mundo; pues imagínense cómo se ven con tantos suéteres y chamarras; parecen osos caminando en las calles y lo peor es que solo van estorbando, ¿hello kitty?

Y en las gataditas, ya que hablamos de gente que estorba en las calles ¿qué onda con Los Godínez Caminantes? ¿Los han visto? ¿A poco no son de lo más bizarro que existe? Les deberían de hacer su bioserie, ¿hello? Bueno, pero cuando más raro se comportan es como entre 2 y 3 de la tarde que es la hora a la que salen a comer; y es que no sé por qué a las ternuritas les encanta ir en fila por las banquetas, uno al lado del otro; tipo Las Rockettes o como si fueran a jugar “Amo ató matarilerilerón”; como que todos quieren ir escuchando lo que dice el Godín que venga en ese momento platicando, como si fuera tan interesante lo que les tiene que decir, ¿hello? Pero ese no es el problema, pepinos; sino que las ternuritas van ocupando toda la banqueta y no te dejan pasar, porque ni de broma quieren romper filas, ¿hello? Aparte, como van reposando la comida, van de un lento, yo creo que quieren que les haga bien la digestión ¿no? Lo que no entiendo es que los pepinos no tengan conciencia de que hay otras personas caminando en las calles y se muevan tantito para dejar pasar o hagan dos filas, tipo escolta; y es que ni de broma se quieren separar ¡pero si se van a ver otras 4 horas en la oficina!, ¿no se hartan de verse la cara todo el día?, ¿hello? Mejor deberían de irse a comer cada quien por su lado para descansar, ¿cuál es el caso de ir en tropa? Lo que me encantó es que el otro día que iba paseando a Chelsea, mi perrita, logré que Los Godínez rompieran filas; y es que iba tratando de pasar y en eso una Godín mujer vio a mi Chelsea y dijo: “Ay, qué bonita perrita con su suéter de Gap”; y como a Chelsea no le gusta la gente igualada, le empezó a ladrar y le mordió un pie, y entonces ahí sí Los Godínez se desacomodaron todos; ya no sabían cómo volverse a formar, ¡ternuritas! Bueno, por lo menos les di algo de qué platicar en su próxima hora de comida corrida, ¿hello kitty?