Lisardo estrena romance y se regala salud

8768
Raquel Bigorra

Twitter / @rbigorra

¿Sabías que los que viven en pareja, viven más años? Esos que han hecho famosa la frase de que el matrimonio es la tumba del amor, no son más que unos detractores. Lo digo porque la vida en pareja nos regala salud. La gente está viendo cómo incorporar alimentos inteligentes o super foods, cómo le llaman los millennials, con tal de vivir más años. No toman, no fuman, hacen ejercicio. Lo que sea por tener buena calidad de vida y vivir mil años.

Y esto no es un invento mío. De veras que así como nos movemos para tener hábitos más saludables, deberíamos estar abiertos al amor, aunque sea por salud.

Las investigaciones sobre este tema son antiguas. El epidemiólogo inglés William Farr, en el siglo XIX, comprobó que quien estaba casado tenía menores probabilidades de contraer una neumonía. Y eso no es todo, él aseguraba que quien vivía en pareja era menos propenso a recibir intervenciones quirúrgicas o padecer cáncer. Algo tan traumático como sufrir un infarto, él afirmaba que los casados lo podían evitar.

Ahora que vi que Lisardo, el actor y cantante, dejó la soltería y anda de novio con una empresaria española de nombre Xenia Barros, me dije: Qué bien que ya se están regalando salud.

Con estas bajas temperaturas, donde hasta las clases en las escuelas las han suspendido, usted dígame si tener pareja no es evitar por lo menos una buena gripa.

Hablando en serio, estuve mirando las estadísticas de suicidios y son los solteros los más propensos a quitarse la vida. Algunos estudios aseguran que al tener más libertad para cambiar de vida, de idea, esto les lleva a perder un poco el sentido de su existencia. Es lo que se conoce como  anomia.

Tener pareja puede alargar la vida al menos dos veces y medio más. Una persona que tiene una relación estable tiene una actitud más relajada hacia la vida. Lleva una vida más regular y de cierta manera más previsible. Además, puede contar con el apoyo de su compañero Yo, de veras, no sé qué haría sin mi marido. Es quien me escucha, me anima y me da los mejores consejos. Me hace la vida más ligera, y yo soy quien también más lo aliviana. Digamos que ambos nos damos terapia. Y nos ayudamos a encaminar las emociones para alejarnos de situaciones estresantes del trabajo o la vida cotidiana.

En cambio, el que vive solo no tiene con quien compartir las alegrías y mucho menos las penas. Una cosa es estar soltero por elección. A todos nos ha venido bien en alguna etapa de nuestras vidas. Ya vivir como la vecina que tenía 100 gatos por todas las partes de su casa, es otra cosa.

Si puedes elegir, elige estar en pareja. Si estás en pareja, recuerda siempre que este estado te regala salud. Si estás un poco desmotivada y ya miras al marido como un objeto obsoleto o pasado de moda, enfócate bien. Cambia la perspectiva y ahora voltéalo a ver como cuando miras un vaso de agua, una fruta, una verdura, un alimento inteligente. Trátalo como un gran tesoro porque teniéndolo a tu lado,  te estás regalando años de vida. Juntos se vive la vida mejor y más años. ¡Enhorabuena por Lisardo y la novia enamorada! Y vivieron felices para siempre, gracias a El manual de la buena esposa.