Un ISSSTE-hueso

87
Galileo Galilei

Allá por el Oriente de la Ciudad, trabajadores acusaron a Jorge Malo, sí, así como lo leen, malo de apellido, de no respetar ni a su figura materna, porque atropella derechos de empleados, amigos y enemigos, por el simple hecho de ir en busca de un “hueso”. Ese hueso no es cualquier cosa, se trata de la delegación del ISSSTE en la zona oriente. El objetivo de Malo, es seguir obteniendo beneficios financieros personales con el amañamiento de licitaciones a modo ahora que el organismo de salud carece de mando en las alturas. A este espacio informativo se acercaron los trabajadores afectados, para denunciar los actos de terrorismo que practica todos los días Jorge Malo, un mal empleado del ISSSTE, dijeron, que carece de conocimientos académicos, pero se da ínfulas de culto, cuando su único mérito es actuar con servilismo con sus superiores para escalar cargos, sin importar traicionar a sus amigos o empleados. Por esa razón, los trabajadores solicitaron a las máximas autoridades del ISSSTE calmar los ánimos de este mal empleado que solo se ha dedicado a perjudicar los activos del organismo, obteniendo ganancias financieras para engordar sus bolsillos. El asambleísta Víctor Hugo Romo, caro está pagando haber abandonado las filas del PRD para sumarse a Morena para contender como precandidato a la alcaldía de Miguel Hidalgo. Sentidos sus amigos del partido amarillo porque los abandonó, ahora buscan cargar sin razón sobre sus espaldas denuncias penales ante la PGJ sobre actos de corrupción por obra pública que no llevó a cabo cuando fue delegado de esa demarcación de 2012 a 2015. En un acto de buena fe, Romo se ha presentado a la PGJ con o sin citatorios, sin embargo, queda claro que sus amigos del barco amarillo y dentro de Morena también lo quieren bajar del caballo, a pesar de que el 85 por ciento de los habitantes de las 89 colonias que conforman la delegación Miguel Hidalgo lo apoyan y están con él. No cabe duda que los peores pleitos se registran entre familiares. Otro que no canta mal las rancheras, es el perredista Alfredo El Camarón Hernández Raigosa, quien también tiene que lidiar hasta con los suyos para seguir de frente sin detenerse y conseguir el ungimiento como candidato a la alcaldía de Iztapalapa. “El Camarón”, considerado como la carta más fuerte del barco amarillo, ha tenido que “aguantar vara” de todas las tribus quienes sin antes de ganar la delegación ya pusieron condiciones para seguir viviendo del erario público.