Thalía: No a todas les queda el dorado

354
Claudia Silva

Qué onda mis pepinos ¿cómo están? Ay yo tipo asombrada de lo gatita que puede llegar a ser la gente a veces ¿no? Y es que ya no hay temor de Dios; y para muestra ¿qué tal? El modelito que se puso Thalía para el festejo de los 100 años de su Abu; o sea ¿así o mas ridícula la pepina? Para que vean que Huichos Domínguez hay en todos lados ¿hello? De seguro Thalía pensó: “me voy a ir de dorado al convivio, con mis zapatos dorados y mis aretes di oro, para que todos vean que me ha ido muy bien en la vida y que tengo mucha clase ¡ternurita!”, pero en realidad, todos los de la fiesta lo que han de haber pensado es: “cuánto Botox y Restylane se ha echado en la cara; es Olga Breeskin o la hija perdida de Lyn May con su traje de vedette”, hasta la han de haber felicitado por la película Bellas de noche, o sea, ni viviendo en N.Y. le mejoró el gusto ¿hello? Bueno y con ese vestido lo único que demuestra es que ella siempre ha querido ser La Chica Dorada; lo que sí es que Pau Rubio jamás se pondría algo ¡tan gatito! Ella a diferencia de Thalía siempre se ha vestido bien ¿hello kitty? Y en las gataditas: el otro día que estaba en mi hora de meditación, o sea checando mi Twitter, mi Face y demás redes sociales, recibí una llamada que alteró mi paz espiritual y es que, ¿quién creen que me habló pepinos? Pues Olivia, bueno Oliver, mi exmarido que ahora es Olivia ¿hello? Y todo para salirme con la gatadita de que todo esto del Time’s Up lo había hecho pensar y que se había dado cuenta que durante el tiempo que fuimos novios y estuvimos casados, yo lo acosaba ¿no adoran? Y es que cuando nos fuimos a las Islas Fiji de luna de miel, como nos la pasábamos buceando, Oliver llegaba tipo súper cansado y del mes que estuvimos allá, sólo un día tuvimos relaciones sexuales ¿no adoran? Así que me aconsejaron que le diera de comer huevos de tortuga, que dizque eran muy afrodisiacos, pero ¡cero pepinos! El problema de Oliver era que no le gustan las mujeres ¿hello? Así que cuando me dijo que yo lo acosaba, le dije: “ay ahora resulta ¿no? O sea, más bien tu me tomaste el pelo, y me viste la cara de tonta, igualito que Ricky Martin a Rebecca de Alba, o sea nos vieron güeras y ¿qué dijeron? Nos agarramos a nuestras babosas de tapaderas, pero más bien la que te va a acusar de violencia psicológica voy a ser yo, porque aparte de que me hiciste perder mis mejores años, me hiciste creer que había algo mal en mí, cuando el enfermo eras tú ¿hello? Así que mejor ni le sigas, porque si no te voy a pedir más pensión que la que Marjorie de Sousa le pidió a Julián Gil, ay y que bueno que se te echó a perder el riñón con los huevos de tortuga que te di, tu me echaste a perder la vida ¿si ubicas no?”.