22-22

961
Daniel Bisogno

Twitter/@DaniBisogno

Para toda esa gente que sabe de numerología, me gustaría preguntarle ¿qué tal nos irá, o qué tan benéfico es, que este 22 de enero cumplimos 22 años al aire con Ventaneando? Es decir, cumplimos 22 el 22 y todo ha resultado maravilloso, así que yo pienso que es un augurio de buena suerte, nos está yendo mejor que en muchos años con la audiencia, el programa es muy divertido y la gente no se lo pierde, ¿Qué más podemos pedir? Parece que fue ayer cuando yo entré a Ventaneando, y eso fue hace casi veintiún años, obviamente me cambió la vida, aunque toda mi vida de alguna u otra forma me he dedicado a esto, pues desde muy niño empecé haciendo cine, luego teatro, estudié de esto, pero nada se compara con haber llegado a Ventaneando, parece que no han pasado los años, como cuando estaba yo transmitiendo el programa de radio Dos tipas de cuidado y uno más en ABC Radio, con mi amada Kippy Casado y Alby, su hija, ese día fue de invitado Pedro Sola y se rió sin parar con todas las jaladas que dijo este, su asqueroso servidor y como ya me había escuchado, pues en el programa anterior en el que yo estuve para hablar con Juan José Origel, pues más o menos ya conocía mi trabajo, así que aprovechando que Juan José tenía poco que se había ido de Ventaneando, le pedí a Pedrito que me presentara a Pati, así que ese mismo día, cosa por la que le estaré eternamente agradecido, me subió a su coche Escort verde automático y me llevo de la colonia San Rafael al Ajusco, a Tv Azteca, recuerdo perfecto cómo llegamos hasta la oficina de Pati Chapoy, que estaba prácticamente pre-construida y Pedrito se metió a la oficina de la patrona, pero yo hasta afuera alcancé a escuchar que le decía: “Solo dos minutos Pedro”, así que acto seguido entré a su oficina y le conté a Pati todo lo que había hecho y mi interés e ilusión enorme de trabajar en televisión, Angélica Ortiz, la mamá de Angélica María y abuela de Angélica Vale, que como ustedes saben son de mi familia, ya le había hablado de mi a la Chapoy, así que el universo conspiró para que todo me saliera bien, aunque de momento la Chapoy me dijo que estaba yo muy chico para Ventaneando (tenía 21 años), pero que empezaría en pocos días un nuevo proyecto llamado Caiga quien Caiga y que ahí podría encajar muy bien, me mandó con la jefa de información de ese nuevo proyecto y resultó ser Mónica Garza, que por cierto estaba embarazada de Matilda, ¡su hija que ahora tiene ya 20 años! Hice el primer programa de Caiga quien Caiga, que era un programa con intervenciones de muchos periodistas dando notas de espectáculos de 20 segundos cada intervención, y al parecer le gustó a la Chapoy lo que había yo hecho, porque a los pocos días me llamaron para hacer Ventaneando, pues se habían tenido que ir a declarar por lo de la demanda de Televisa, Pati, Pedrito y Martha Figueroa, así que mi primer programa de Ventaneando lo hice con Átala Sarmiento, Esteban Macías y con Álvaro Cueva, volví a dar un golpe de suerte, pues parece que gustó lo que hice y después me metieron en Ventaneando de los sábados y de suplente cuando faltaba alguien, hasta que a los pocos días me dieron la maravillosa noticia de que me quedaba como parte del equipo titular del programa y de eso ya casi son veintiún años, que la verdad se me han ido como agua, veintiún años de gozar la inmensa alegría de hacer lo que uno ama, de tener una familia aparte de la sanguínea, porque eso somos, una familia que pasamos gran parte de nuestra vida juntos, una familia con la que nos divertimos como enanos todo el día, con viajes, locaciones, aviones, camionetas, bodas, divorcios, muertes, nacimientos, alegrías, tristezas, todo lo hemos vivido juntos, por eso estoy totalmente feliz de que Ventaneando esté cumpliendo 22 años al aire, gracias a usted público querido, a su preferencia, por acompañarnos todos los días durante estos 22 años y ser parte fundamental de esta familia de la que les hablo, porque ustedes han vivido todo al lado nuestro, por eso, estos 22 años son de todos nosotros juntos. He dicho.