Dios salve al rey, ejemplo de telenovela

1405
Lupita Reyes

La capacidad de los brasileños para producir excelentes telenovelas ha quedado de manifiesto desde hace años. Tienen la habilidad de elegir buenas historias, armar grandes elencos y realizar excelentes producciones. Y eso ha quedado en claro una vez más, con el estreno en el horario de las siete de la noche de Dios salve al rey, que significó todo un suceso de rating en los primeros días de enero de 2018. La telenovela de la compañía Globo, superó por mucho a su competencia y se considera el mejor debut desde 2012 a esa hora. No en vano la consideran la telenovela más ambiciosa de Globo.

La anécdota de Dios salve al rey se desarrolla en la etapa medieval. Tiene un tono dramático con pinceladas de humor, y al ver cada capítulo se aprecia la tecnología de punta que se ha utilizado para recrear dos reinos, que es donde transcurre la acción. Tiene imágenes grabadas en España, Francia, Nueva Zelanda, Inglaterra, Irlanda y Escocia. El elenco está integrado por actores que ya vimos en Imperio, Rastros de mentiras y otras más. En pocas palabras, es la muestra de cómo se deben hacer las cosas para poder competir en este mundo cada vez más globalizado.

|| Con Dios salve al rey se confirma la supremacía brasileña

Mientras tanto, en México empiezan a salir los promocionales de la nueva telenovela de Televisa, que ya dijimos que se llama Por amar sin ley, refrito de la colombiana La ley del corazón. Y que en lo personal, no me llama la atención porque trata de una firma de abogados de nombre Vega & Asociados Bufete Juridico. Sí, así sin tilde en la letra i, porque de esa forma aparece en el logo que se ve, en los mencionados promos. En este melodrama donde los protagonistas son abogados (como en Me declaro culpable de Angelli Nesma) veremos las actuaciones de David Zepeda, Ana Brenda, Julián Gil, Víctor García y Sergio Basáñez, los dos últimos recién llegados de Televisión Azteca. Veremos a Geraldine Bazán (con el escándalo de infidelidad de su marido a cuestas) Altaír Jarabo, José María Torre y Guillermo García Cantú, entre otros.

Con eso de que el productor José Alberto Castro ha estado en boca de todos por las fotos donde lo exhiben a él y a su colega y amigo, Pedro Torres, con unas jovencitas en la playa; quiero imaginar que, como en Televisa todo está planeado, ya diseñaron una estrategia de lo que el hermano de Verónica Castro debe decir para que su vida personal no opaque la presentación a prensa de su más reciente trabajo. Total, que el panorama no es sencillo, porque no creo que inviten a los periodistas con la advertencia de que no le pregunten a El Güero sobre el playazo en Tulum. Ahora, el slogan del melodrama incluye la frase: la pasión es un delito. Y bien podría ser que al tío de Cristian Castro le pregunten si está de acuerdo con esa afirmación. Solo nos queda esperar que Dios salve al Güero Castro.

 

Cambiando totalmente de tema, ¡qué hermosos están los libros de Los Supersabios! Me emocioné de tener una parte de la historia del cómic de México en mis manos. Y el papel, como en la época dorada de la industria editorial, ¡precioso! Son dos tomos, Los Súpersabios 80 años y Los Supersabios Aventuras Deportivas, que se venden en México. Enhorabuena a Luis Gantús, René Franco, Humberto Ramos y Héctor Hernández por regalarnos tan bonitos recuerdos.