La repentina muerte de la vocalista de la banda The Cranberries, Dolores O’Riordan ocurrida el pasado lunes ha dado mucho de qué hablar pues aún no se sabe realmente la causa de su muerte, aunque un fuente policial asegura que la cantante murió por envenenamiento.

La posibilidad de un supuesto suicidio inició como una especulación, datos que se revelaron por le Santa Monica Observer apunta a que la cantante de The Cranberries habría muerto por envenenamiento intencional con fentanilo, analgésico que puede ser 50 veces más fuerte que la heroína.

Una fuente anónima del Departamento de Policía de Londres, el periódico del sur de California afirma que se encontró fentanilo cerca de la cama de la cantante, además el informante detalla que Dolores tomo deliberadamente una sobredosis en un intento de suicidarse.

Una fuente de la policía declaró recientemente a NBC News que “su muerte no está considerada como sospechosa”.

 Hasta el momento este supuesto suicidio se ha manejado como rumor pues aun no es oficial esta información sobre la muerte de la cantante de 46 años y se espera que en unos días sean reveladas las causas una vez completados los informes de toxicología.

En la espera de la versión oficial, han surgido detalles sobre la vida de la cantante, entre ellos el hecho de que padecía trastorno bipolar y depresión, además de que había sido abusada sexualmente desde que era pequeña.